Connect with us

¿Aguanta que la vacunación sea obligatoria?

Avatar

Publicado

el

Si el país quiere volver a la normalidad, una de las grandes metas de inmunización es conseguir que del 70 a 90 por ciento de la población alcance la inmunidad de rebaño. Sin embargo, apenas el 53 % de la población tiene su esquema completo y hay un porcentaje de personas que se resiste a recibir sus vacunas, pese a que ya se la ponen a personas desde los 3 años, así como terceras dosis al personal de las etapas 1 y 2.

Q’HUBO conversó con tres expertos sobre la posibilidad de hacer obligatoria la vacunación, algo que el Ministerio de Salud ha contemplado desde hace tiempos, pero que es muy difícil de lograr.

¡A incentivar a las personas!

La exigencia del carné ha sido clave para mitigar las infecciones, además se espera un efecto puntual y es que las personas que están sin vacunar accedan a esta”, comenta Jorge Cuéllar, docente de enfermería de la Universidad El Bosque, quien apunta que esta medida no tendría sentido si la capacidad de aplicarse las vacunas no crece.

Y es que es común ver centros de vacunación que, por ubicación o por falta de confianza en el proceso, permanecen vacíos.

Una vacunación obligatoria pondría una tranca a los contagios en lugares críticos como las oficinas, los salones de clase y espacios públicos cerrados, entre otros.

Permitiría poner en cintura al virus

Jaime Ordóñez, epidemiólogo de la Universidad de Antioquia, dice con claridad que la vacuna no hará que el COVID-19 desaparezca; sin embargo, dice que si esta se hace masiva permitirá bajarle a la velocidad de circulación, y más si se tiene en cuenta que estas dosis pierden su eficacia con el paso del tiempo (como ocurre con cualquier medicamento).

“La vacunación masiva, además, disminuye el riesgo de que aparezcan nuevas variantes.

Hay que recordar que estas aparecen cuando el virus se replica, entonces al disminuir el número de personas susceptibles de ser infectadas, se reducen las mutaciones, y esto solo se logra con la vacunación”, señala el experto frente a uno de los beneficios que trae la vacunación; pero no es el único, pues la vacuna, aún cuando no sea 100 % efectiva para evitar el contagio, sí es clave para evitar las complicaciones del COVID-19 y la muerte.

“No es una opción fácil”

Aunque el abogado Pedro Mendoza, docente de la Universidad del Sinú en Bogotá, considera que sí sería clave tomar la decisión de hacer obligatoria la vacunación, reconoce que en materia jurídica “no es una opción fácil.

Es claro que por el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad humana no se podría hacer una imposición de esta medida, a menos que científicamente se comprueben los perjuicios a la salud ajena por la no vacunación.

Solo así se podría hacer obligatoria, pero esto no sucede hoy. Así que, por ahora, el único camino jurídico es restringir el acceso a personas a sitios y eventos como se hace hoy en día”.

Incentivos, otra opción

Por estos días Miguel Ángel Barreto, senador del Partido Conservador, radicó en el Congreso una propuesta de ley bastante llamativa, la cual busca institucionalizar descuentos a quienes se animen a la vacunación.

La iniciativa señala que quienes completen sus dos dosis de vacunas tendrán descuento del 10 % para tramitar el pasaporte, así como para el trámite o duplicado de la libreta militar y de la cédula de ciudadanía, documento que hoy vale $ 46.750 y quedaría, con este beneficio, en $ 42.075.

Julián Sierra, enfermero y experto en salud pública, considera que el camino de los incentivos es preferible frente a la opción de una vacuna obligatoria, la cual considera que es muy complicada de alcanzar.

Bogotá. 17 de junio de 2021. Nueva jornada de vacunación para mayores de 45 años. Lugar: Centro Comercial Mallplaza. (Colprensa – Álvaro Tavera)

En este momento tenemos una medida restrictiva que involucra al sector privado, ahí es importante que estos actores se comprometan a solicitar el carné, pero si además tenemos que las personas pueden tener beneficios económicos, podemos tener más alcance en la vacunación”, dice el experto.

Aunque también ataca el hecho de que las comunidades científicas no hayan podido aportar con argumentos para generar confianza en las vacunas, y se esté pensando en medidas extremas o que están por fuera del propósito de la vacunación: proteger la vida.