Connect with us

Así pasó

Dos muertos y un desaparecido en la playa donde mataron al fiscal

Avatar

Publicado

el

Desapariciones y asesinatos causan conmoción en la Isla de Barú, en Cartagena, donde también fue ultimado el fiscal paraguayo Marcelo Pecci.

En la mañana de este domingo, 5 de junio, en el sector de Playetas, de la Isla de Barú de Cartagena fue hallado un cuerpo en alto grado de descomposición.

Lea también: Asesinado por pedir respeto a una mujer en Usme

Inicialmente indicaron que se trataba de un hombre de entre 40 y 50 años y se desconocía si murió por inmersión u otro motivo. Sin embargo, poco después fue revelada su identidad. Era Adolfo Agámez Zúñiga, un vigilante que se encontraba desaparecido.

Adolfo Agámez Zúñiga. Foto tomada de: El Universal.

Secuestro y asesinato

Según los familiares del cartagenero fallecido, el hombre desapareció el pasado 23 de mayo.

Todo apunta a que Adolfo fue raptado por desconocidos que, al parecer, estaban disfrazados de policías cuando ingresaron a una casa – finca en la zona.

Ese mismo día, también se llevaron a Pedro Luis Llamas Magallanes y a John Jairo Oliva Duarte, quien al día siguiente apareció muerto a bala y maniatado en una playa, también en Barú.

John Jairo Oliva Duarte, también asesinado. Foto tomada de El Universal.

No tenía problemas

“Adolfo tenía cinco años en la empresa de seguridad Vimarco. En mayo salió de vacaciones y cuando entró le dijeron que fuera a cuidar en esa casa-finca. Solo tenía 10 días allá, no conocía a nadie y nunca manifestó ver algo extraño en el lugar”, contó el hermano.

También dijo que escuchó que “los administradores anteriores tuvieron un problema en ese lugar, pero no sabemos qué clase de lío fue”.

John Jairo era el actual administrador y Pedro, su ayudante. Habían llegado hace pocos meses del Cesar.

Pedro Luis Llamas Magallanes sigue desaparecido / Foto: El Universal.

¿Qué pasó?

Sobre ese lío que se dio en la casa-finca, el medio El Universal conoció que fue entre personas que vivían cerca al lugar y el administrador. Supuestamente el empleado baleó a un hombre.

El hermano de Agámez indicó que visitó el lugar y encontró la moto de Adolfo y sus documentos.

“A la moto le mocharon los cables de la batería para que no funcionara. Dejaron sus cosas, solo se lo llevaron con la ropa que usaba y su celular, pero está apagado desde ese día a las 8 de la noche”, dijo el familiar.

Redacción Q’hubo Cali

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

Continue Reading
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad