fbpx
Joven futbolista de Venecia, echao pa’ lante a punta de goles  Así pasó 

Joven futbolista de Venecia, echao pa’ lante a punta de goles

Octubre 27 de 2020 - por Miguel Vivas para Q'hubo Bogotá

Fueron las canchas rústicas y chuecas de Casa Linda, en el sur de Bogotá, las que vieron crecer a un luchador de vida que no se ha cansado de mostrarle al mundo lo que es capaz de hacer con tan solo un balón en sus pies y mucha perseverancia en el corazón.

Desde muy pequeño, Marlon Steven Quiroga Niño siempre tuvo claro que su vida no podría tomar otro rumbo diferente al de las canchas de fútbol. En todos los colegios en los que lo matriculaban, lo primero en lo que se fijaba era en las instalaciones disponibles para practicar el deporte rey.

Puede ver: Adelantan protocolo para que hinchas puedan entrar al Metropolitano

Lastimosamente, alcanzar una meta así no es tan sencillo como parece, por lo que el camino para alcanzar la gloria deportiva no ha estado exenta de baches y traspiés, que incluso, en algún momento lo llevaron a considerar la idea de renunciar a su sueño y estudiar una carrera profesional, como cualquier otro mortal.

Marlon Steven Quiroga (der.) comenzó a jugar fútbol en el barrio Casa Linda.

Sus pies siempre le han dicho que lo suyo no son las oficinas, pues cada vez que tiene la oportunidad de enfrentarse a 11 jugadores del equipo contrario, no son pocos los halagos y las oportunidades que le llueven.

A lo largo de su corta carrera deportiva, ya que Marlon tan solo tiene 22 años, ha militado en equipos de la talla de La Equidad Seguros y Armadillos F.C. de la ciudad de Cancún (México); además, tiene en su hoja de vida más de 11 campeonatos en ligas como la bogotana, la antioqueña y de la segunda división profesional mexicana.

No deje de ver: Le molestaba un ojo y le terminaron sacando 20 gusanos vivos

Labrar esta corta, aunque sustanciosa trayectoria, no ha sido fácil, pues cuando Marlon tenía tan solo 13 años de edad sufrió una ruptura de ligamento anterior cruzado, que estuvo a punto de alejarlo de las canchas de por vida.

Ha trabajado hasta limpiando alcantarillas para lograr su sueño.

Antes de irse a México a probar suerte (año 2016), en donde fuera de jugar fútbol se dedicaba a otros oficios como pintar casas para poder financiar su estadía, varios equipos colombianos le cerraron las puertas tras probarlo por semanas enteras.

Aún con todo esto, Marlon no se rinde, y mientras ayuda en un negocio familiar de artesanías y regalos, entrena por su cuenta en las calles de Venecia (Tunjuelito), su lugar de residencia, para que apenas superemos la pandemia pueda regresar al campo de juego para romperla.

Vea también: Los 10 datos de nuestro bicampeón mundial de MTB, Leonardo Páez

Además de talento, tiene mucha fe

"Mi mayor motivación es Dios, porque es Él quien me inspira, es mi fortaleza y mi guía. Además, Él me levantó en los momentos más difíciles en donde nadie más podía ayudarme”, afirma con convicción Marlon, mientras arreglaba un par de cajas para guardar unos regalos.

Hace unas horas atrás, más o menos a las 7 de la mañana, Marlon entrenó por más de dos horas y media en el parque La Laguneta del barrio Venecia con el objetivo de no perder la forma durante la cuarentena.

Con todo cerrado, es muy difícil que alguien lo pueda pistear, sin embargo, hay algunos representantes que le han insinuado la oportunidad de irse a probar suerte a las ligas europeas, como la de Bulgaria.

No obstante, él mantiene sus pies sobre la Tierra, pues sabe que las oportunidades, además de provenir de sus pies, vienen de Dios, quien hace posible lo imposible.

Una historia de perseverancia

Marlon fue reclutado desde la corta edad de 11 años por La Equidad Seguros para sus fuerzas básicas en la categoría infantil, allí ganó la Liga de Bogotá el año 2010. De ahí pasó al Minuto FC, en donde se terminó de fortalecer, para finalmente dar el salto a México.

En el país norteamericano jugó profesionalmente, pero tuvo que devolverse por asuntos familiares. Cuando alistaba maletas para zarpar a Europa, la pandemia le cerró esa posibilidad. Aún así, entrena fuertemente para obtener una segunda oportunidad.

No pudo volver a La Equidad después del incidente, pero recuperó y mostró todo su talento en los torneos del Olaya, ganando la competencia en una ocasión (año 2017).

Gracias a su rendimiento superlativo fue convocado a la selección Bogotá de menores en 2011, que reúne lo mejor del talento capitalino. Llegó hasta la final del torneo nacional siendo goleador y figura.

Etiquetas:

barrio Casa Linda barrio Venecia Bulgaria Cancún ejemplo fútbol gol joven México pandemia parque La Laguneta superación Tunjuelito