fbpx
Les llegó una triple bendición en medio de la pandemia  Así pasó 

Les llegó una triple bendición en medio de la pandemia

Mayo 01 de 2020 - por Dúmar Cruz para Q'hubo Bogotá

Saber que se va a traer un hijo al mundo llena de emociones a cualquiera, pero si en vez de uno lo que se tiene son trillizos, esas sensaciones se multiplican. Precisamente ese camino lleno de alegrías y expectativa es por el que acaban de empezar a transitar Aura Marcela Martínez y Wílmar Londoño, y más por la emergencia sanitaria a raíz de la COVID-19.

El 13 de abril, a las 11 a. m., en el Hospital de Meissen, esta pareja de jóvenes que vive en el barrio Alfonso López de Usme vieron nacer a sus pequeños, un niño y dos niñas: Wéimar David, Any Lucía e Isabella. 

Los pequeños, que nacieron a las 35 semanas de gestación tras una cesárea en la que intervino un equipo multidisciplinario conformado por dos jefes de enfermería, tres auxiliares, dos pediatras y un neonatólogo, aún se encuentran en el centro de salud ubicado en Ciudad Bolívar.

El niño y las dos niñas, que vieron la luz a las 35 semanas de gestación, nacieron pesando 1.800, 1.500 y 1.600 gramos.

Esperan volver a casa

“Con el favor de Dios esperamos que entre el fin de semana y la próxima semana les den salida. Los bebés están bien y eso es una gran alegría para nosotros”, le dijo ayer a Q’HUBO el feliz papá.

Sin embargo, no ocultó su angustia por lo que representa los cuidados que desde ya requieren sus pequeños. “Yo soy barbero y me preocupa porque en este momento no estoy trabajando. El poquito dinero que tenía ya se me fue. Estamos gastando casi una paca de pañales al día, y cuando salgamos de acá vamos a necesitar darles a los bebés un tarro de leche que cuesta 50 mil pesos.

“La verdad es que necesitamos una ayuda, porque sin poder trabajar en estos momentos la situación se nos complica”, dice el hombre de 22 años, nacido en Urabá (Antioquia).

Ana Marcela Martínez y Wílmar Alexánder Londoño ‘cangureando’ a dos de sus bebés.

Felicidad en la crisis

Pero así como la situación económica causa zozobra, tener a sus tres angelitos representa una razón de inmensa felicidad para Aura, quien hasta hace unas semanas se desempeñaba como auxiliar de cocina en un restaurante.

“A pesar de que es aterrador escuchar que se va a tener trillizos, es una experiencia muy bonita. Es duro por la parte económica, pero yo veo más la parte emocional, que voy a compartir con ellos, voy a tener una Navidad grande... pienso en lo positivo. 

“Ellos significan una luz, que no todo es malo, que a pesar de que pasamos por un momento difícil hay cosas bonitas que también pueden pasar. Hay que dejar a un lado los miedos. 

“Sé que el virus nadie se lo esperaba, pero no nos enfoquemos solo en lo malo, por ejemplo a mí me sucedió algo muy bonito que son mis tres bebés”, cerró la madre bogotana, de 24 años.

CIFRA

823 nacimientos se atendieron en el Hospital de Meissen entre marzo y abril. 

Etiquetas:

barrio Alfonso López Ciudad Bolívar covid-19 Hospital de Meissen trillizos Urabá Usme