Connect with us

Así pasó

Sigue el luto por el policía de las 35 condecoraciones

Avatar

Publicado

el

Casi que a diario, los intendentes David Reyes Jiménez y William Bareño Ardila ponían en riesgo su vida por salvaguardar la de los ciudadanos y evitar que ataques explosivos dejaran a familias llorando. Sin embargo, esa historia giró y ahora son sus esposas e hijos quienes están viviendo una pesadilla por cuenta de unos desalmados.

Los dos uniformados, quienes eran técnicos antiexplosivos de la Policía Nacional, murieron en la explosión que se presentó la mañana del martes en el aeropuerto Camilo Daza, ubicado en Cúcuta, mientras realizaban labores de inspección en una maleta, minutos después de que detonara una bomba en la pista de aterrizaje.

Los explosivos que le quitaron la vida a estos héroes de la patria, dicen las autoridades, fueron activados en el momento en que Reyes y Bareño se acercaron a verificarla sobre las 5:10 de la mañana.

Los sujetos que están detrás de este salvaje hecho se encontraban a una distancia de 100 metros, debido a que los investigadores encontraron rastros de comunicación en este lugar antes de que ocurriera la tragedia.

Intendente David Reyes

El intendente David, quien llevaba en este rango un año y tres meses, era oriundo de Fusagasugá (Cundinamarca). Él llevaba 16 años en la institución en la que había hecho una carrera impecable, a tal punto que en su hoja de vida, a la que tuvo acceso Q’HUBO, hay 35 felicitaciones.

Este 7 de septiembre el fusagasugueño había cumplido 38 años, de los cuales solo los últimos cuatro años llevaba trabajando en Norte de Santander, en donde se dedicaba a desmontar minas antipersonas y frustrar ataques explosivos en este departamento.

Tenía una hija de dos años, la luz de sus ojos, y vivía con ella y su esposa, quien era un pilar clave en su vida, según nos contó ayer un allegado que lo conocía muy bien.

Desde el 2006, David hizo parte de la Metropolitana de Bogotá, en donde era patrullero y hacía labores de vigilancia en diferentes partes de la capital.

Entre 2015 y 2017 hizo parte de la estación de Policía de Barrios Unidos e hizo parte del CAI Modelo.

A lo largo de su carrera como policía, hizo 50 cursos, seminarios, diplomados y talleres que lo llevaron labrar una carrera exitosa e impecable.

Entre sus últimos reconocimientos se encuentra la nominación al ‘Heroísmo de la noche de la Excelencia Policía’, realizado el pasado 21 de noviembre, en el que se resaltó su trabajo y el de Bareño por haber caminado más de tres kilómetros llevando consigo un equipo antiexplosivos que sobrepasaba los 300 kilogramos de peso, hecho que le salvó a varias personas en El Tarra, Norte de Santander. Durante el desplazamiento fueron objeto de varios ataques subversivos.

Pese a las extremas condiciones logísticas, ambientales y humanas, los intendentes consiguieron desactivar el artefacto que constituía una inminente amenaza para la población civil, militares y policías”, dijo la Policía Nacional en su momento. Otro héroe y héroes que nos quitan los infames terroristas. ¿Hasta cuándo?

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad