Connect with us

Deportes

Los 'Azucareros' remontaron y ganaron como visitantes

Avatar

Publicado

el

Tuvieron que pasar seis años para que el Deportivo Cali volviera a ganar una Liga. Este miércoles, en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué, el conjunto ‘Azucarero’ logró una memorable victoria por 1-2 sobre el Tolima, en la gran final. Se impuso 3-2 en el marcador global y de esta manera conquistó su décima estrella.

Después de la igualdad (1-1) en el duelo de ida, tanto caleños como tolimenses sabían que debían darlo todo en la revancha. Ambos impusieron estilos diferentes de juego: los ‘Pijaos’ apelaron a sacar provecho de la pelota quieta y fue por esta vía como logró abrir el marcador. En el minuto 14, en un tiro de esquina, el defensa Julián Quiñones, con un potente cabezazo, venció al portero Guillermo de Amores y puso a celebrar a la afición local, que llenó el estadio. Con esa ventaja el cuadro dirigido por Hernán Torres aguantó en la primera parte.

Raúl Arboleda – AFP

Pero el Deportivo Cali, pese a estar abajo en el marcador, nunca se desesperó. Contrario a su rival, el Verde fue fiel a su idea de jugar al toque, elaborando con pases filtrados y paredes opciones de gol, y aunque al principio se le dificultó ser efectivo, en la segunda parte el arco se le abrió.

En el minuto 59 Jhon Vásquez igualó el marcador con un potente derechazo que el arquero William Cuesta no pudo detener, y en el minuto 75 Hárold Preciado, de penal, anotó un golazo que dejó mudo al Murillo Toro y, de paso, le dio la alegría a la afición ‘Azucarera’. Además, se convirtió en el máximo artillero del torneo con 13 anotaciones, quedándose con el Botín de oro.

Raúl Arboleda – AFP

Los minutos finales fueron infartantes: Tolima nuevamente quiso sorprender a los caleño con el juego aéreo, pero esta vez los visitantes se plantaron bien en el campo.

Raúl Arboleda – AFP

Las cosas del fútbol: en 2003 Tolima le ganó una final de Liga al Cali, como visitante, y 18 años después el conjunto vallecaucano le aplicó la misma dosis en suelo ibaguereño. Es el premio a un proceso liderado por e técnico Rafael Dudamel, que llegó a mitad de torneo para sacar al equipo de la crisis y ahora lo tiene celebrando su décima estrella. ¡Memorable!

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad