fbpx
'Popeye' le ofreció millonaria suma para pitar a favor de Nacional  Deportes 

'Popeye' le ofreció millonaria suma para pitar a favor de Nacional

Octubre 16 de 2020 - por Catalina Puentes para Q'hubo Bogotá

En la Copa Libertadores de 1989, año en el que el país vivía la 'guerra de Estado' declarada por el narcotráfico, el árbitro Carlos Espósito fue amenazado en Medellín por alias 'Popeye' y un selecto grupo de sicarios que trabajaban para el narcotraficante Pablo Escobar.

Puedes ver: Falcao admiró el talento de un niño que narra un gol de la Selección

'Popeye', quien fue el jefe de sicarios del Cartel de Medellín.

La amenaza tenía que ver con el partido de fútbol que disputaba Atlético Nacional contra Danubio de Uruguay, pues el Cartel de Medellín -que había intervenido en diferentes encuentros deportivos según se dio a conocer- pretendía que la final la ganara el equipo antioqueño.

"Llegamos a Medellín, nos subieron a un carro para llevarnos al hotel, y durante el trayecto las personas con las que estaban nos hablaron de los lugares donde habían tirado los cuerpos de árbitros que habían asesinado por no acceder a sobornos”, narró este jueves el exárbitro Espósito en Radio La Red.

Carlos Espósito, árbitro argentino que dio a conocer para la radio de su país las amenazas que recibió en Medellín.

El exárbitro argentino relató en las últimas horas al mencionado programa radial de su país, que al llegar al hotel recibió una desagradable visita a su habitación, se trataba de 'Popeye', el líder de sicarios del narcotraficante, y de otros sujetos armados.

"A mi cuarto en el hotel se metieron 'Popeye' y otros matones más, todos portando ametralladoras. Nos pusieron una maleta con 250.000 dólares (unos $959 millones en la actualidad), pero la rechazamos. Entonces, se fueron y nos dijeron: ‘Ustedes ya saben lo que tienen que hacer’", añadió.

El marcador del partido el 17 de mayo de 1989 fue 6-0 ganando el equipo 'Verdolaga', situación que agradecieron los árbitros, debido a que su vida corría peligro, según relató Espósito, ya que los sicarios los vigilaron las 24 horas.

"Fue muy difícil, no dormimos nunca. También nos tocó cambiar nuestro vuelo de regreso, para salir de Medellín para Bogotá la misma noche del partido", señaló.

Después de todo, Atlético Nacional, de la mano del técnico Francisco Maturana, terminó siendo campeón de la Copa Libertadores al vencer a Olimpia de Paraguay en la final (2-2, marcador global. 5-4 en penaltis).

"Menos mal Nacional ganó ese partido 6-0. Si no, no sé que habría pasado”, cerró el exárbitro.

Etiquetas:

amenaza árbitro argentino Atlético Nacional Carlos Espósito Copa Libertadores Danubio fútbol colombiano Medellín narcotráfico Pablo Escobar Popeye radio