fbpx
¿Quiere buen trato? ¡trate bien a los demás!  En familia 

¿Quiere buen trato? ¡trate bien a los demás!

Marzo 14 de 2021 - por Q'HUBO Bogotá para Q'hubo Bogotá

Siempre me he preguntado por qué algunas personas (no todas, por fortuna) suelen ser ásperas en el trato, están a la defensiva y se
muestran agresivas e hirientes, sobre todo con quienes ellas consideran que son los más débiles.

En estos tiempos es frecuente encontrar hombres y mujeres que enrarecen el ambiente con su ‘mala energía’, que lanzan improperios y que, incluso, son especialistas en ponerles trabas a las cosas más sencillas.

Muchos de estos ‘cara duras’ tienen la fea costumbre de solucionar sus diferencias con los demás a punta de gritos y groserías. Hablo de esos individuos que se sienten más importantes que los demás, ya sea por sus condiciones económicas, sus aspectos físicos, sus cargos en las oficinas o
por sus apellidos de abolengo.

¿Acaso no se dan cuenta de que con esta actitud se amargan más y alejan a todo aquel que se les acerca? ¡Dejen ya de fijarse en los defectos de los demás!

Deberían tener en cuenta que el exterior, de alguna manera, actúa como un espejo para su mente. Es decir, cada vez que observan aspectos ‘malos’ en los demás, de cierta forma están viendo reflejados aspectos negativos de su propia forma de ser.

Si no tratan bien a la gente, arruinan el día de los demás y el suyo propio. Lo anterior sin contar que andan todo el día ‘de cabeza’.

¡Nada más agradable que hacer amigos y regalar sonrisas! ¿No cree que es mejor apreciar o valorar las cualidades que tienen las personas que llegan a su vida, antes que criticarlas solo porque sí?

Saquen el mejor provecho de la gente que conocen y, de alguna forma, regálenles a los demás, y a la vida misma, un gesto amable. Con ese cambio de actitud descubrirán que cada persona, más allá de su cuenta bancaria, de que sea ‘bonita’ o no, de su puesto en la empresa o de su familia, tiene cosas por rescatar.

Si ustedes solo ven defectos en todo aquel que conocen, de inmediato le ponen una barrera a la amabilidad, afectando las buenas relaciones. En cambio, si se enfocan en las cualidades, extraerán lo mejor de los seres
humanos y obtendrán resultados de armonía en todos los niveles.

Este es un llamado a sentir y a compartir con sus vecinos una actitud simpática. Exprésenle a la gente lo que sienten, pero con palabras cordiales.
A un ser humano se le debe escuchar con atención y, por supuesto, se tiene que partir de la ‘buena fe’ de que lo que le está diciendo es cierto.

Siempre nos reflejamos en los demás

Nuestra mente, casi sin nosotros notarlo, tiene una estrategia algo singular. Ella posee un mecanismo mediante el cual les atribuye a otros sus propios defectos, sentimientos, pensamientos o impulsos; es decir, ve en el otro lo que ella misma hace o siente.

Esta herramienta, conocida como proyección psicológica, se pone en marcha en situaciones de conflicto emocional o cuando nos sentimos amenazados interna o externamente.

A veces, cuando decimos que alguien nos cae mal, en el fondo lo que estamos es reprochando muchas de las cosas que hacemos nosotros mismos. Deberíamos liberarnos, no de las personas que no nos gustan, sino de nuestros defectos. A veces juzgamos mal a alguien y, con nuestra actitud de rechazo, hacemos demasiado daño.

Etiquetas:

agresividad alma consejos Gente interpersonales personal personalidad personas relaciones trato