fbpx
Quite esa ‘nube negra’ que lleva en la cabeza  En familia 

Quite esa ‘nube negra’ que lleva en la cabeza

Septiembre 12 de 2021 - por Q'HUBO Bogotá para Q'hubo Bogotá

Una persona común y corriente tiene cerca de 30 mil pensamientos diarios; al menos, eso revela un estudio hecho por expertos. Tal vez sean más, tal vez sean menos. Lo que sí es exacto es que el 80% de las ideas que nos llegan a la cabeza, de manera desafortunada, son negativas. El dato es preocupante de manera extrema, sobre todo si se tiene en cuenta que lamente tiene magnetismo y ella es capaz de atraer tanto lo bueno como lo
malo. Y como los pensamientos generan emociones, las cuales son claves a la hora de tomar decisiones, calcule la ‘mano de errores’ que solemos cometer por estar rodeado de un ambiente tan desesperanzador.

El dato retrata la realidad de muchos de nosotros. Encendemos muchas luces sobre nuestros proyectos y, de manera simultánea, convivimos con densas sombras en la mente y en el espíritu. Nos trazamos una meta y de inmediato comenzamos a bombardear pesimismo, al punto de echar por tierra nuestro propósito. El estudio también revela que muchas veces, con esa forma de pensar lo único que hacemos es preocupamos por cosas que ni siquiera nos van a ocurrir. Es decir, eso que ‘rumiamos’ no deja de ser una absurda angustia. Como si fuera poco, en medio de ese escepticismo caemos en un círculo vicioso que hace que nuestros pensamientos giren ‘una y otra vez’, y siempre asumimos que todo nos va a salir mal.

¡Salga de esa espiral descendente!

Abandonar ese remolino requiere de un esfuerzo. No va a ocurrir por casualidad. Para ello, será fundamental poner una distancia cada vez mayor entre esas tontas ideas y nosotros. Esto implica distraernos con otras
situaciones que nos alimenten más. El estar activo, tener varias tareas pendientes, leer un libro, hacer deporte y vivir un rato de sano de esparcimiento son métodos efectivos. Un minuto de calma a menudo suele
ser suficiente. Es algo así como dejar la mente en blanco. Algunos recurren
a la meditación pues, a través de ella, logran deshacerse de tanta ‘basura mental’.

Una vez que la mente esté vacía, se puede llenar con algo más positivo. A
medida que somos capaces de observar el proceso de ida y venida de nuestros pensamientos negativos, nos damos cuenta de su fugacidad. Al poderlos observar, tenemos más capacidad para intervenir en ellos y
decidir dónde centramos la atención. Con el tema de hoy solo quiero invitarlo a que logre identificar cuáles de los pensamientos que lo atormentan son ‘basura’ y cuáles no. De esta forma, los podrá analizar con cabeza fría y, de paso, se percatará del desgaste mental en el que puede estar inmerso.

Y un último consejo…

La fe es la gran amiga de su espíritu y podría empezar por tenerse confianza para ser más positivo.

Etiquetas:

espíritu reflexión Vida