fbpx
¡Quítese los guantes, calma, baje la guardia!  En familia 

¡Quítese los guantes, calma, baje la guardia!

Junio 13 de 2021 - por Q'HUBO Bogotá para Q'hubo Bogotá

Estamos acostumbrados a ver tantos asaltos a la buena fe que hoy, de manera literal, sospechamos hasta de nuestra propia sombra. Yo sé que con cierta frecuencia es preciso ‘chequear’ qué y quiénes nos rodean para conocer el contexto en el que estamos inmersos, pero no por eso debemos ir proyectando en los demás nuestros delirios de persecución.

Si bien la desconfianza en dosis razonables es innata y necesaria, se debe ejercer control sobre esta emoción, ya que nos puede privar de compartir con gente valiosa. Una cosa es tomar medidas de seguridad sobre cualquier
circunstancia y otra muy distinta es afectar nuestra tranquilidad interior, al
punto de sospechar sobre cada paso que da nuestro compañero de al lado.

Hay gente tan prevenida que se cree el cuento de que es el blanco de una red de maniobras, las cuales supuestamente se tejen en su contra. He conocido a muchos que son así de recelosos. Y la verdad no puedo crecer que sean felices, pues siempre están viendo lo peor en los demás.

Estar siempre alerta permite adelantarse a posibles ataques, pero genera tal desconfianza entre la gente que también fomenta el aislamiento y, sobre todo, grandes errores de interpretación. Su excesiva malicia los convierte,
por lo general, en personas poco asertivas y complicadas para relacionarse
con la comunidad.

Los desconfiados viven de una manera neurótica el trato con los demás y consigo mismos.

Además tienen una experiencia constante de sufrimiento, perseveran en el conflicto y, por ende, estas formas de actuar ponen en riesgo sus propias
relaciones afectivas, laborales y familiares.

No podemos vivir en ese desgaste. Ni usted ni yo somos jueces, aunque tampoco tenemos por qué ser víctimas. Es importante que las cosas fluyan sin estar prevenidos de todo.

La invitación es aprender a sobrellevar cierta incertidumbre y a reaccionar solamente ante hechos comprobables. Dicho de otra manera, debemos concederles a los otros el beneficio de la duda y no la certeza negativa, evitando de esta forma no caer en la trampa de vivir a la defensiva cada minuto de las 24 horas del día.

Etiquetas:

actitud alma consejos espiritu relaciones Vida