fbpx
Saque los obstáculos que tiene en su cabeza  En familia 

Saque los obstáculos que tiene en su cabeza

Junio 06 de 2021 - por Q'HUBO Bogotá para Q'hubo Bogotá

Los obstáculos no están propiamente en el camino, ni en la falta de oportunidades o en la ‘suerte que le toca llevar’. Ellos están dentro de su mente.
Sin darse cuenta, usted alimenta unas limitantes que no son otras cosas que esas ‘vocecitas’ que le dicen que ‘no sirve para aquello’, que ‘no vale la pena seguir’ o que ‘no puede’.

¡Ya es hora de callar ese absurdo ‘parloteo’ que se repite una y otra vez!
Hay muchas personas que son capaces de trabajar en medio de una situación de crisis, sin recursos ni medios.
Si ellas, a pesar de esas barreras, se vuelven recursivas y creativas, usted también puede lograr lo que se proponga.

Conozco gente que es experta en manejar sus recursos, por muy pequeños que ellos sean. ¡Se puede hacer mucho con poco!
No se angustie tanto por las crisis, tanto las de afuera como las internas.
Deje de estar preocupado por supervivir, antes que por vivir. ¡Atrévase a ir más allá!

Tal vez la luz roja de su semáforo mental permanece encendida todo el tiempo. Es eso, de manera precisa, lo que le impide tomar riesgos.
No siga la paradoja del pobre que, en lugar de ir por lo suyo con dignidad, termina escondido dentro de su caparazón por el cuento de que ‘no hay plata’.

Tampoco se quede esperando que las oportunidades le lleguen cruzado de brazos.
Se han detectado al menos 15 enfermedades crónicas y problemas de salud relacionados con el hecho de pasar mucho tiempo sentado o acostado. ¡Con la pereza en la vida no se factura ni un solo peso!

No le estoy diciendo que se vuelva ‘adicto al trabajo’, pues una cantidad natural y saludable de tiempo de ocio es buena.
Acostumbre a diseñar sus ideas, haga un diagnóstico de su estado real y búsquele salidas a cada situación difícil en la que se encuentre.
Claro está que tampoco se quede solo pensando, pues ‘pensar no es trabajar’. Ese verbo solo tiene su verdadera conjugación si se pone manos a la obra.

Como todo en la vida, cada paso que dé requiere de ejercicios concretos de reflexión, tales como imaginarse los escenarios en los que se puede desempeñar o las opciones que puede tener si hace ‘esto’ o ‘aquello’. Pero si no sale al ruedo, difícilmente podrá avanzar.
Tenga visiones a corto, mediano y largo plazo. Hay cosas para allá, otras que pueden esperar un tiempo prudencial y unas más que requerirán de algunos años para llegar a feliz término. Sepa discernir entre cada uno de esos momentos.

El éxito llega cuando se hacen las cosas. No basta con desear que se puede llegar lejos, cuando ni siquiera se levanta a caminar.
No se invente excusas para no salir adelante. Las personas prósperas echan de su pensamiento las justificaciones absurdas, porque sencillamente saben que deben moverse.
Una excusa engaña y lo deja plantado en el ayer, esperando un mañana que nunca llegará.

Así que haga de una vez por todas lo que la vida le está pidiendo.
En síntesis lo que le quiero decir es que hay que ver más allá del hoy.
¿Por qué conformarse con el simple hecho de levantarse para hacer lo mismo que ha realizado siempre, cuando puede ser propositivo y lograr mejores cosas?

Etiquetas:

conocimiento estres familia ser trabajo