fbpx
¡Usted es quien manda en su ser, pues asuma!  En familia 

¡Usted es quien manda en su ser, pues asuma!

Diciembre 06 de 2020 - por Q'HUBO Bogotá para Q'hubo Bogotá

Aunque dicen que el peón es una “pieza menor” del ajedrez, no debería interpretarse de esa forma.

Si bien al comienzo de la partida esa figura se ve cómo ‘la más vulnerable’,
al llegar a la última fila y después de superar docenas de amenazas, el
peón es promocionado o ascendido de manera inmediata.

Así las cosas, él pasa de la posición más humilde del tablero a una de gran
envergadura, pues tiene la oportunidad de aspirar a ser un alfil, una torre, en fin…

Me gusta mucho el papel del peón en el juego. Aunque lo definan como “un
obrero”, que se convierte en “carne de cañón”, es claro que si logra moverse con sagacidad y corona su estrategia demostrará que es tan grande como los demás.

Aunque su misión es obedecer a muchos, por dentro el peón se gobierna a sí mismo.

Tanto que se podría decir que es el dueño de su propia vida, más allá de los
enemigos que lo ataquen.

De hecho ningún peón puede retroceder. Todo paso que da tiene que estar enfilado hacia adelante y, por ende, no se le está permitido mirar hacia atrás.

Usted me refutará: “pero él jamás podrá ser rey”.¡Es cierto! Pero no por eso deja de ser meritorio su esfuerzo por crecer.

Además, cabría la pregunta: ¿acaso a él le interesa ser el monarca?

A veces uno cree que mandando puede ser feliz.¿Será que sí?

De todas formas son múltiples las historias de personas, a través de la historia, que no han logrado ser plenas en sus vidas o no han logrado desenvolverse con comodidad por culpa de una corona o de un cargo directivo.

¿Es la felicidad?

Es cierto que todos queremos alguna vez ser presidentes
o grandes timoneles de pueblos enteros, pero ¿ese ideal es suficiente
para ser feliz? Yo puedo sentirme rey sin ostentar esa dignidad.

De hecho, la vida necesita de acciones más interesantes que la de estar sentado dando órdenes o sintiéndose el amo y señor.

Para ser unhombre feliz no es preciso tener dinero, escudarse en un apellido de alcurniaovivir de apariencias. Usted solo tiene que mirar hacia el frente, avanzar y esforzarse por ser una mejor persona cada día.

Me niego a pensar que la vida consista solo enmandar. Prefiero el poder que tengo de salir a enfrentar mis problemas, de experimentar situaciones
que deban ser manejadas desde mi propia perspectiva y, sobre todo, de
demostrarme que puedo ser alguien sin padrinazgos ni favoritismos de ‘x’ o ‘y’ rey.

Alguien me tildó alguna vez de ‘niño consentido’. Y más allá de que me quieran con cierta alcahuetería, sé que todo lo que tengo me lo he ganado
con el sudor de mi frente.

En la vida diaria, por encima de la figura modesta que se pueda ser, uno tiene la capacidad de avanzar superando las dificultades.

Es bueno ser peón si uno aprende a entender en donde está parado y si sabe modificar su estrategia cuantas veces sea necesario para sobrevivir.

Siempre se debe ir por algo importante y digno. Hay que hacer cosas creativas y emprendedoras si se quiere triunfar; lo que implica moverse
y superar vicisitudes.

Me gusta estar destinado siempre a mirar hacia el frente porque, de esta forma, tengo claro que los riesgos serán míos y, por ende, seré yo quien deba decidir qué paso daré.

Y es que si me quedo quieto o me refugio detrás de un padrino o de un falso poder, jamás seré nadie.

Tal vez no llegue a aparecer en los relatos históricos como el soberano de mi época, pero siempre seré el monarca de mi propia vida y asumiré las consecuencias de mis actos.

Si decido actuar, sime esfuerzo por alcanzar algo noble y además cuento con labendición del verdadero Ser Supremo, no necesitaré de nada más para triunfar en la vida.

Etiquetas:

autoestima ayuda consejos felicidad reflexion reflexionar