fbpx
Les roban sus hijos mientras duermen para venderlos por internet  Internacional 

Les roban sus hijos mientras duermen para venderlos por internet

Noviembre 20 de 2020 - por Catalina Puentes para Q'hubo Bogotá

Cientos de mujeres que deambulan por las calles de Kenia dicen haber sido víctimas del robo de sus bebés, de los cuales pierden el rastro y presuntamente acaban siendo comercializados en redes sociales, por donde son comprados por familias que no pueden tener hijos, o para tristemente ser sacrificados. El escalofriante hecho fue revelado por la BBC de Londres en las últimas horas.

Desde hace varios años en Kenia opera un mercado local de vidas humanas que se alimenta de mujeres en condición de vulnerabilidad (de escasos recursos, vendedoras informales, drogadictas o alcohólicas). Tanto así, que en las calles de Nairobi se pueden ver a diario mujeres llorando y buscando desesperadas a sus pequeños.

"Deberían devolverme a mi hijo y dejar de robar niños", dice Rebecca, una mujer que habla ante las cámaras de la BBC con la voz quebrada y los ojos encharcados. Así como ella, hay cientos de mujeres que a diario buscan una respuesta, una pista o siquiera una señal de dónde pueden estar sus pequeños.

Rebecca no se ha cansado de buscar a su hijo y todavía guarda la esperanza de que se lo devuelva, a pesar de que fue robado hace casi diez años por una mujer mientras ella dormía. Desde entonces no lo volvió a ver y ahora vive con temor de despertar y no encontrar a su lado a sus pequeños.

¿Por qué tenían que robarme a mi hijo? Solo porque no tenga un hogar no significa que soy una mala madre. Deberían devolverme a mi hijo y dejar de robar a nuestros niños", dice Rebecca.

Estas personas contratan a adictos a sustancias psicoactivas para que roben a los niños que viven en condición de vulnerabilidad y poder venderlos por internet a familias de todo el mundo. Según la investigación, el valor de un niño en el mercado negro está entre los US$460 o US$720 (es decir entre $1'600.000 y $2'600.000 pesos colombianos).

Una mujer, que dice quién se roba los niños a cambio de dinero, aseguró que esperan a que las mamás se duerman para poder hurtarle a su hijo o en algunos casos las drogan. "A veces ella habla primero con la madre, para tratar de ver si la madre sabe lo que planea hacer... A veces droga a la madre, le da pastillas para dormir o pegamento. A veces juega con el niño", dijo una allegada de la persona que roba pequeños.

Lo más aterrador de estos casos es que aún no existen estadísticas sobre los niños robados, como tampoco informes gubernamentales sobre la trata de niños en Kenia, pues el personal encargado de encontrar a menores desaparecidos no cuenta con recursos ni el personal suficiente.

FOTO: BBC

Esto, también, se debe a que las mujeres que son víctimas del robo de sus niños carecen de recursos para poder impulsar las acciones de las autoridades, hacer sus casos mediáticos en los medios de comunicación y llamar la atención del gobierno.

El subregistro tiene una fuerte correlación con la situación económica de las víctimas. Carecen de los recursos, las redes y la información para poder ir a algún lado y decir: 'Oye, ¿alguien puede hacer un seguimiento de mi hijo desaparecido?", dice Maryana Munyendo, fundadora de la ONG Missing Child Kenya.

Pero este mercado es tan amplio, que también en los barrios marginales de Kenia hay sitios ilegales en donde practican partos. De allí también salen recién nacidos listos para la venta. Se dice que los niños cuestan más que las niñas, debido a que África es un continente machista y es allí mismo donde terminan siendo comercializados los pequeños.

FOTO: BBC

Así lo confirmó Adama a la BBC, quien aseguró que quedó en estado de embarazo cuando atravesaba una difícil situación económica y no tuvo otra opción que vender a su hijo. Una conocida le recomendó una clínica de garaje en donde daría a luz.

El sitio estaba sucio, usaba un pequeño recipiente para la sangre, no tenía palangana y la cama no estaba limpia. Pero estaba desesperada y no tenía otra opción", contó Adama.

Tras dar a luz, le quitaron a su hijo como si fuera cualquier objeto y se lo llevaron. "Dijeron que el bebé se veía bien y que si el cliente lo deseaba lo llevarían de inmediato", añadió.

Esta situación es el pan de cada día en Kenia y a pesar de que es conocido públicamente, aún siguen sin tomarse acciones legales. Nadie ha sido capturado ni se ha conocido una investigación respecto al mercado negro de la venta de bebés.

Mientras tanto, estas madres que tienen que dormir en las calles, se aferran a sus pequeños y no los sueltan, para no despertar al día siguiente sin la mitad de su vida al lado.

Etiquetas:

Africa bebé bebés kenia mercado negro Nairobi recién nacido redes sociales robo de niños trata de niños