fbpx
Aseadora encontró a hombre sin vida en hotel de Fontibón  Judiciales 

Aseadora encontró a hombre sin vida en hotel de Fontibón

Septiembre 08 de 2021 - por Juan Camilo Parra para Q'hubo Bogotá

En medio de las labores rutinarias de limpieza en un pequeño y acogedor hotel del barrio Puente Grande (Fontibón), una aseadora se llevó el susto de su vida la mañana de este martes, pues al entrar a una de las habitaciones del cuarto piso se topó con el cuerpo sin vida de un inquilino de 43 años con sangre saliendo de su boca y con la ropa que traía puesta la madrugada del mismo día.

No deje de ver: En Madrid hallan cadáver flotando en el río Subachoque

Apenas vio semejante escena, enseguida la pobre mujer aterrada del susto corrió por los estrechos pasillos amarillos y bajó las escaleras en ‘par boliones’, hasta donde la administradora del hotel ‘La Joya’.

El hotel La Joya, en Fontibón, fue donde hallaron el cadáver de un hombre.

Allí le avisó de la imagen que vio en aquel cuarto y sin creerlo de a mucho, la dueña fue a corroborarlo por sí misma. Sin lugar a dudas el hombre que había ingresado el lunes en la noche al establecimiento, identificado como Waldo Rojas Hernández, estaba muerto.

Vea también: Sicarios se subieron al bicitaxi y asesinaron a extranjero a bala

Misterio en ‘La Joya’

Son varios los detalles que hacen de esta muerte un verdadero misterio. Según cuentan empleados del hotel ubicado sobre la Carrera 134A con Avenida Calle 17, “el señor llegó a eso de las 7 de la noche del lunes para hospedarse en una de las habitaciones. Solo traía una maleta y no especificó cuánto tiempo iba a quedarse aquí, simplemente se encerró en su cuarto hasta que volvió a aparecer en la madrugada”, contó ayer a Q’HUBO la trabajadora.

Como Waldo Rojas Hernández fue identificado el hombre muerto en el hotel.

La misma administradora vio por última vez al señor en horas de la madrugada. Al parecer, el hombre le había manifestado que se sentía algo “maluco”, además de la garganta reseca. La mujer entendió que lo que buscaba el hombre era una vaso de agua y así mismo se lo proporcionó con la esperanza de aliviar sus males.

Puede ver: Puñalada mortal frente al portón verde por robarlo

Pero horas más tarde, sobre las 10:30 de la mañana, a la pobre aseadora por poco le da un infarto, pues al cruzar el umbral de la puerta que había golpeado para cerciorarse de que no había nadie se le vino encima una bruma de calor contenido; no fue más dar unos pasos adelante para observar de primerazo la sangre del señor que emanaba sangre de sus morados labios.

Aparte de la sangre en su boca, al hombre no se le encontró más que su pequeño maletín en que llevaba sus corotos. “Realmente esto nunca había pasado aquí, no logramos saber nada al respecto porque las autoridades duraron hasta mediodía inspeccionando la habitación y el cuerpo del hombre”, añadió la mujer.

Puede ver: EN VIDEO: Ladrón le disparó a quemarropa a Sebastián para robarlo

Desde el CAI Versalles llegaron los agentes a acordonar la cuadra, mientras el CTI hacía presencia para hacer el levantamiento. Hasta el cierre de esta edición ningún familiar había reclamado el cuerpo o se había acercado al hotel. Aún les queda a las autoridades establecer las causas de su muerte, pero la soledad en la que murió el hombre dejó un aspecto lúgubre en aquella habitación del cuarto piso.

Etiquetas:

aseadora barrio Puente Grande CAI Versalles escaleras Fontibón habitaciones hotel inquilino La Joya madrugada pasillos