Connect with us

Judiciales

Asesinan a vigilante en hurto

Avatar

Publicado

el

“Ya vengo, voy a ver que todo esté en orden porque es raro que la alarma suene a esta hora”. Esas fueron las últimas palabras que Diego Fernando Moreno Díaz le dijo a su compañero antes de que le arrebataran la vida a bala en el antejardín de una vivienda en el barrio Modelia, en Fontibón, sector en donde trabajaba como vigilante.

Minutos después, se escucharon dos disparos a lo lejos. Asustado, el guarda de seguridad comenzó a llamar a Diego a su celular. Tras replicar varias veces, al otro lado contestó alguien, le dijo que “todo estaba bien” y colgó. Sin embargo, esta no era la voz de su compañero.

La frase le confirmó al colega de Diego de que algo terrible había pasado. Y no se equivocó. Tras llegar al lugar desde donde se escucharon los tiros, el guarda se encontró con que Moreno Díaz yacía tendido boca arriba en medio del pasto con dos disparos en la cabeza.

A los pocos minutos una patrulla de la Policía llegó a la escena del crimen y confirmaron que el vigilante se encontraba sin signos vitales, por lo que procedieron a acordonar la escena y a esperar que llegaran los investigadores a realizar la inspección.

Hurto y muerte…

Diego Fernando llegó sobre las 8 de la noche del jueves al barrio Modelia a recibir el turno de doce horas que le esperaba. Saludó a algunos de sus compañeros y se dirigió al punto correspondiente que debía cuidar. Sin sospecharlo, esas serían sus últimas horas con vida.

La noche transcurría normal hasta que las manecillas del reloj marcaron las 2 de la madrugada de ayer. El fuerte sonido de la alarma que se prendía cada vez que algo extraño estaba ocurriendo en la cuadra alertó al hombre de 30 años, quien de inmediato se dirigió a la vivienda en la que la habían activado.

“Escuchamos la alarma, nos asomamos y no vimos nada raro por ahí. Después sí se oyeron dos tiros y a los pocos minutos llegó una patrulla, un policía nos dijo que habían matado al vigilante por hurtarlo. Acordonaron y no dejaron pasar a nadie. Dicen que unos tipos iban a entrar a robar a una casa y el señor intentó frustrar el delito y por eso le dispararon”, le relató ayer a Q’HUBO un residente de la zona.

Al parecer, según el reporte preliminar de las autoridades, el vigilante se percató de que los delincuentes pretendían cometer un atraco y en el momento en que intentó evitarlo, uno de ellos le disparó en la cabeza y luego todos se fugaron.

La mañana de ayer, horas después de que se perpetró esta tragedia, las autoridades y los investigadores de la Dijín se encontraban recorriendo el barrio, intentando ubicar las cámaras de seguridad de la Carrera 73B con Calle 25G, cuadra en donde fue asesinado el guarda de seguridad.

“La verdad es que los atracos aquí están disparados, las casas las hurtan, atracan a mano armada a los habitantes y rompen vidrios de carros. Esta no es la primera vez que asesinan a alguien aquí por robarlo. Pedimos más presencia de la policía y que se haga justicia por esta persona que trabajaba para velar por nuestra seguridad”, concluyó una vecina.