fbpx
María Camila, viva de milagro tras accidente  Judiciales 

María Camila, viva de milagro tras accidente

Julio 20 de 2021 - por Johanna Castro Henao para Q'hubo Bogotá

A un día de completarse un mes de haber recibido la terrible noticia del accidente de tránsito que sufrió su hija, María Camila Giraldo, en los Estados Unidos, sus familiares continúan orando para poder que su niña se recupere y pueda tener una mejor calidad de vida. Pero para que esto pueda darse, es importante conseguir las ayudas que necesitan para costear sus terapias.

María Camila Giraldo es bogotana

La historia de la joven bogotana

María Camila Giraldo, una joven de 25 años graduada de psicología de la Universidad Konrad Lorenz de Bogotá, y residente del barrio Hayuelos (Fontibón), viajó en noviembre pasado a Estados Unidos para compartir con familiares y estudiar allí. Infortunadamente sufrió un grave accidente automovilístico en el que casi pierde la vida.

Le encanta hacer ejercicio.

A ella y a su familia la vida les cambió del cielo a la tierra el 21 de junio. Según cuenta su madre, Andrea Sánchez, la angustia y la desesperación se apoderaron de ellos al recibir la noticia de lo ocurrido. “Nuestra hija sigue luchando por su recuperación. Dios guardó su vida y la tiene recuperándose día a día”.

“Ella es amante del deporte, se graduó como profesional hace dos años y fue asesora en call center para ayudarse a pagar su carrera”, dijo la madre.

María Camila viajó a ver unas primas que viven en Miami, y les había dicho a sus padres que tenía la intención de homologar parte de su carrera o hacer una similar en Estados Unidos, pero mientras definía su plan iba a certificarse en inglés. Tramitaría el cambio de visa para cumplir su meta. La joven, que se ha caracterizado por ser soñadora y echada pa’ lante, empezó a compartir vivienda con un muchacho en Orlando.

Trabajó en Call center para poderse ayudar a pagar sus estudios.

Su vida transcurría con normalidad lejos de sus padres y su pequeño hermanito de 9 años, a los que les había prometido que les compraría una vivienda para tenerlos siempre cerca y poderlos visitar.

Pero la vida tenía algo preparado para ella. Aquel 21 de junio, a eso de las 9: 45 a. m., María Camila se encontraba en un pueblo cercano, de regreso a Orlando; iba sola en el vehículo de un amigo, cuando sufrió el terrible accidente.

El terrible accidente

“Un testigo que iba detrás de ella contó que de un momento a otro el carro empezó a zigzaguear y se fue a una cuneta, estrellándose contra un árbol. Inmediatamente llamaron al 911”, contó la madre.

Un amigo le marcó al celular sin obtener respuesta, pero a eso del medio día un oficial contestó y le contó lo sucedido. Al intentar conseguir información en el hospital público al que la trasladaron le dijeron que solamente se la entregarían a un familiar, por lo que a eso de las 3 p. m. se puso en contacto con sus padres para ponerlos al tanto.

Así quedó el vehículo en el que se movilizaba tras el accidente.

“Logramos hablar por teléfono con el médico y nos dijo que nuestra niña se encontraba en estado crítico, pero que la estaban estabilizando, que tocaba autorizar así fuera por teléfono la cirugía para poder reconstruir su vejiga y reparar su hígado, intestino y estómago por un golpe fuerte que había tenido en el abdomen. También sufrió múltiples fracturas”, relató a Q’HUBO su progenitora.

Es un milagro que María Camila sobreviviera.

De acuerdo con Andrea, “los médicos dicen que ella tiene todas las posibilidades de recuperarse pero haciendo unas terapias intensivas de rehabilitación neuronal, porque sufrió una hipoxia; duraron como 25 minutos para poderla sacar del vehículo y luego le hicieron reanimación. En ese momento no le llegó el oxígeno ni la sangre suficiente al cerebro, entonces hubo una afectación muy grande; nos fuimos dando cuenta con el pasar de los días, después de las cirugías, cuando ya no tenía anestesias”.

Las terapias

Los padres viajaron para estar al lado de su hija. Han estado gestionando para que la incluyan en un plan de caridad y poder costear parte de sus gastos médicos. María Camila no tenía ningún seguro vigente y es por ello que sus familiares hoy piden que les ayuden a conseguir los recursos para la recuperación.

“En el momento que yo vi las fotos del vehículo vi las manos de Dios protegiéndola, es un milagro de salvación que Dios hizo acá”, expresó con agradecimiento Andrea.

María Camila necesita terapias para su recuperación

Nos dijeron que la cuenta iba por 700 mil dólares (más de $2.600 millones), y yo dije que ni trabajando 10 años podemos conseguir eso. Dijeron que iban a hacer lo posible por cubrir todo lo hospitalario, pero al momento de darle el alta, ninguna terapia se la pueden cubrir por no tener seguro, toca con particular o un patrocinador”, añadió la madre.

Si usted desea ayudar puede escribir al WhatsApp 3155589572 o realizar un aporte a este mismo número registrado en Nequi y Daviplata, la familia de María Camila se lo agradecerá de corazón.

Etiquetas:

Accidente accidente de tránsito barrio Hayuelos Estados Unidos Fontibón hipoxia María Camila Giraldo Orlando psicóloga Universidad Konrad Lorenz