fbpx
Sicario a pie llegó a carreta de frutas y asesinó a dos mujeres en Bosa  Bosa 

Sicario a pie llegó a carreta de frutas y asesinó a dos mujeres en Bosa

Octubre 16 de 2020 - por Q'HUBO Bogotá para Q'hubo Bogotá

Contrario a su nombre, en el barrio Bosa La Paz, lo último que se respira es tranquilidad… y no lo decimos nosotros, sino sus moradores, quienes ayer literalmente estuvieron en medio de un campo de batalla por cuenta del crimen de dos mujeres en pleno parque de la calle 62 Sur con carrera 86 A, sobre las 4 de la tarde.

No deje e ver: Sicario cometió un homicidio en El Amparo y cómplice grabó el ataque

Las víctimas fatales fueron identificadas como Yuli Carolina Ávila Murillo y Cindy Yiseth Bohórquez, quienes, de acuerdo con fuentes oficiales, contaban con antecedentes judiciales por porte, tráfico y fabricación de estupefacientes.

Carolina falleció de inmediato en el lugar de los hechos. Su familia llegó a la escena del crimen.

De acuerdo con los relatos en la zona, las dos mujeres se encontraban en el parque con una carreta vendiendo fruta y verduras, cuando llegó un sujeto a pie y les disparó a quemarropa. Carolina murió de inmediato, mientras que Cindy alcanzó a ser trasladada en una patrulla hasta un centro asistencial cercano, no obstante, su cuerpo no resistió y exhaló su último aliento de vida.

La vaina sí estuvo bien caliente, porque una vez se abrió el sicario, dos peladas llegaron a tomarle unas fotos a Carolina, y ahí mismo llegó un tipo en moto a preguntarles si habían confirmado la vuelta. Pero en esas la familia de la difunta llegó al parque y los reconoció… ¡de una se armó tremenda balacera!".

"El man de la moto hizo unos disparos y se alcanzó a volar, pero a las dos viejas que quedaron las molieron a golpes; le tocó llegar a la Policía para calmar la situación… o si no yo creo que ahí también las matan”, le relató ayer a Q'HUBO un testigo de los hechos.

Puede ver: En Arborizadora Alta encontraron el cuerpo de un hombre descuartizado

Un dato llamativo que se rumoró por la zona es que, supuestamente, al esposo de Carolina lo asesinaron a puñal hace un año, aproximadamente, porque -según dijeron- era un reconocido jíbaro del sector.

Ella es Yuli Carolina Ávila Murillo, quien residía también en Bosa.

El negocio ilícito “presuntamente pasó a manos de Carolina, quien aparentemente vendía la droga camuflada entre su venta ambulante de frutas y verduras”.

Vea también: En El Amparo le dieron bala sin compasión a un joven

Yo lo único que le puedo decir es que esa familia de la muerta sí es bien caliente, y uno prefiere no enterarse de nada, porque por ahí termina llevando del bulto. Pero todo el mundo en este barrio le va a confirmar que esa chica sí vendía sus cosas raras, porque ya la Policía en una ocasión la había capturado; la vieja se perdió por una época, porque antes tenía una venta de tintos, y luego volvió con la carreta de frutas”, afirmó un morador.

Cindy fue llevada en una patrulla de la Policía a un centro asistencial, pero también murió.
Según fuentes oficiales, las dos muertas presentan antecedentes por porte, tráfico y distribución de vicio

¡Agarraron al homicida!

Después de la balacera entre la familia de Carolina y el presunto implicado en su crimen, la Policía alcanzó a recopilar descripciones del homicida y lo agarraron por el sector del Tropezón.

No deje de ver: 'Mechas' perdió la vida ahogado en el 'Pozo de la muerte'

Resulta que en ese tropel entre las dos peladas misteriosas y la familia de la muerta, unos agentes terminaron capturando a las viejas por ser sospechosas en el crimen, pero ellas, para que no les hicieran nada, confesaron cómo iba vestido el sicario y sus características físicas… hasta contaron la ruta de escape que había tenido, entonces eso les facilitó el trabajo a los oficiales para que lo agarraran rápido”, añadió un testigo anónimo.

Carolina deja huérfanos a dos hijos. A la hora de su homicidio vestía un pantalón gris de sudadera, camiseta blanca y saco azul.

Etiquetas:

Arma de fuego Asesinato Bosa Crimen Crimen a bala disparos expendio de droga microtráfico mujeres sicariato tiroteo