fbpx
Tragedia de niño por imprudencia al volante en Engativá  Judiciales 

Tragedia de niño por imprudencia al volante en Engativá

Septiembre 10 de 2021 - por Juan Camilo Parra para Q'hubo Bogotá

“A veces los designios del Señor nos tienen preparados caminos ya escritos, es difícil entenderlos y advertirlos en su momento, como esta tragedia que nos tocó a todos, y más a esas pobres familias de esos niños”, decía ayer una vendedora, testigo del cruel accidente en el que falleció un pequeño, a la vez que observaba los restos de los dos carros y dos ciclas que permanecían en el lugar donde fueron embestidos dos pequeños que se divertían dando un paseo en bici. Un conductor, que se habría pasado una señal de pare, desencadenó la triste tragedia.

Vea también: Apuñalado y asfixiado hallaron a Carlos en su habitación

La muerte de uno de los niños, de apenas 10 añitos, y el delicado estado salud de su amiguito, de 12, causó un dolor como nunca lo había sentido la comunidad del sector Unir II, ubicado en el barrio Gran Granada (Engativá).

El conductor de este carro blanco no respetó una señal de pare.

Decenas de vecinos y transeúntes vivieron con angustia los duros instantes en que, ante sus ojos, el pequeño Esteban Viasuz y su amiguito, Felipe López, fueron arrollados por dos carros, pues quedaron en medio del aparatoso accidente.

Puede ver: Por doble homicidio 'Washington' fue capturado en San Cristóbal

Fueron dos los vehículos implicados en este desolador siniestro: uno blanco y otro negro. El carro blanco sería el mayor responsable del hecho, pues habría omitido el pare de la diagonal 77 B con carrera 120, justo en el instante en que se aproximaba otro vehículo y los pequeños pedaleando en sus ciclas.

En este cruce ocurrió el triste siniestro que acabó con la vida de un niño a causa de un imprudente.

Mientras la familia del menor Felipe llora su partida, la de Esteban reza para que el infante sobreviva. Por su lado, las autoridades investigan lo sucedido con los relatos de la zona y los videos de las cámaras de seguridad de la cuadra.

La última tarde de Felipe

Eran las 4:30 p. m. en este barrio. El sol iluminaba los pedales de los pequeños, que se aproximaban a la intersección que bifurca la vía en cuatro caminos, muy pobremente señalizados, según los habitantes del sector.

Puede ver: En parque de Ciudad Verde asesinan a venezolano a bala

Una señora que vende aguacates vio la escena. “Uno de los carros venía bajando (por la carrera 120) el otro venía subiendo (por la diagonal 77B), cuando el carro blanco se pasó el Pare y ahí fue cuando se estrelló con el otro carro y los niños quedaron apretados en el medio, pero del golpe ambos salieron a volar. El conductor del carro negro acabó estrellado contra el poste.

Cuando apenas ocurrió el estrellón, la conmoción fue tal que la gente no veía que eran dos niños. Yo me fui corriendo a donde estaba uno, tenía el pie roto, yo me acerqué y le dije: ‘Papito no te duermas, no te duermas, dame el número de tu mamá’, y el niño se quejaba por su pierna. Aún así alcanzó a dar el número y otra señora marcó. Luego, vino la mamá (de Esteban) y quedó destrozada. La mamá del otro niño lo reconoció por la ropa y eso gritaba ‘¡es mi niño, es mi niño!’”, contó a Q’HUBO la vendedora de aguacates.

No deje de ver: Falleció joven que había sido baleado en el barrio María Paz

El conductor imprudente, según indican, tiene 45 años, y acabó con heridas en su rostro, al igual que el conductor del otro vehículo.

Esteban Viasuz tenía apenas 10 añitos. Sus familiares lo recuerdan como “un niño hermoso y decente”.

Descompuestos y con el llanto contenido, los vecinos recordaron los últimos instantes de los niños. Cuentan que una señora, incluso, trató de reanimar al pequeño Esteban, tratando con sus manos de que su corazoncito siguiera bombeando. Las ambulancias llegaron en unos minutos y ambos fueron trasladados al Hospital de Engativá.

Esteban falleció allí por las graves heridas en su cabeza. Su amiguito se salvó de milagro, pero ahora lucha por superar un trauma craneoencefálico leve y un trauma facial.

Lea aquí: Aseadora encontró a hombre sin vida en hotel de Fontibón

El dolor no cabe en los corazones ahora marchitos de estas dos familias. Los vecinos dicen que la madre de uno de los niños vende tintos a pocas cuadras del accidente. Ayer por la tarde hicieron un homenaje para conmemorar su memoria. Todos piden, entre lágrimas, justicia y el mejoramiento de la señalización del sector, para así evitar que más angelitos pierdan la vida de manera repentina y sin haber vivido lo suficiente.

Etiquetas:

Accidente barrio Gran Granada Engativá menor menos de edad motocicletas niños transeúnte tránsito vehículos videos