Connect with us

Zona rosa

“Hasta que muera seguiré dando la guerra en la actuación”

Avatar

Publicado

el

Alberto Saavedra sí que tiene historias por contar. Con más de 50 años dedicados a la actuación, el caleño recuerda desde cuando la televisión era a blanco y negro, y desde esas novelas que las nuevas generaciones nunca vieron y las ya casi extintas radionovelas.

Ahora el artista, de 76 años, nos contó que hizo parte de ‘Punto final’, la serie ganadora de la convocatoria ‘Abre Cámara’ de MinTIC. La producción, dirigida por Raquel Sofía Amaya y Tata Arango, aborda de frente la defensa de los derechos de las mujeres y cuestiona fuertemente los estereotipos.

El esposo de Isabel Cristina, papá de tres hijos y abuelo de tres nietas, nos contó sobre su trayectoria y lo difícil que puede ser el oficio.

Aunque ‘Punto final’ aún no se ha estrenado, el tema y el elenco, entre el que se encuentran Marcela Carvajal, Fernando ‘el Flaco’ Solórzano, Marcela Gallego, Alejandra Tobar, Gabriel González y Víctor Hugo Ruiz, prometen como para llegar a las diferentes plataformas.

¿Qué nos puede contar de la serie?

Es una serie muy interesante, feminista, que aboga por la mujer. Estoy orgulloso de pertenecer a esta serie. Mi papel es un personaje nefasto, un tipo corrupto, de esos que están muy de moda. Es el presidente de la junta de acción comunal, compromete votos a un político, es un tipo machista desastroso. Aunque fue una intervención corta, me trataron muy bien, un grupo muy humano.

La última vez que lo vimos en televisión fue en ‘Lala’s Spa’…

Sí. Hice una serie antes de la pandemia con Caracol, pero no ha salido al aire: ‘El cartel 2’. Como anécdota, justo el día que terminé, llegué y al día siguiente se inició la pandemia. Un día más y me quedo allá.

Lleva 58 años en la actuación y desde 1972 en televisión, ¿se siente afortunado de que le abran espacios?

Hay gente relegada al olvido. Yo soy afortunado en el sentido de que todavía se acuerdan de mí. Ha mermado el trabajo, desde luego, pero no me tiraron al olvido del todo.

Tiene que ser juicioso para vivir del oficio…

Si uno no es organizado, es fatal. Ya uno se acostumbra, ya más de medio siglo en esto, pues uno aprende a manejar sus finanzas, pero se corren apuros por la inestabilidad, por más organizado que uno sea.

¿Algún papel lo marcó?

Yo he tenido la suerte de hacer muchos personajes que me han dejado grandes satisfacciones. Mis comienzos fueron en ‘Yo y tú’, con Guateque, que es un personaje muy recordado. Me di el lujo de hacer dos veces el mismo personaje de Darío Echandía en dos series diferentes.

Además de ‘Vecinos’…

Es una serie que me dejó grandes satisfacciones porque fue un equipo insuperable. La estoy viendo por primera vez, porque cuando salió la primera vez no tenía tiempo; ahora me di a la tarea de no perderme ni un capítulo y con una óptica más de análisis y crítica. Además, no me gusta verme, porque cuando me veo me encuentro mucho problema, pero no podía perderme esta oportunidad.

¿Le dejó amigos la actuación?

Muchos. He tenido la suerte de haber tenido grandes compañeros y trabajar con los mejores actores del país y extranjeros. Les tengo mucha gratitud.

Tengo grandes amistades, lo que pasa es que se distancian una vez termina la producción, por situaciones lógicas.

¿Alguna anécdota o metida de pata?

Son tantas las metidas de pata. Empezando en la televisión los técnicos, especialmente, lo vacunan a uno. Yo hice una telenovela que se llamó ‘Vendaval’, era el secretario del gobernador y tenía que entrar al set con dos maletas de fuelle, de esas viejas, una en cada mano. A las dos maletas les metieron unas piezas de hierro para apuntalar la escenografía.

Pesaban 30 o 40 kilos. Le metieron una pieza a cada una. Casi no puedo entrar con las maletas y uno nuevo no se podía quejar.

¿Qué otra cosa le apasionaba?

La música. Inicialmente yo nací para músico, pero la actuación me desvió de ese mundo. Hubiera querido ser director de orquesta, un músico completo, pero no se pudo. Hice estudios, pero ya tardíos y no fue suficiente.

¿Piensa actuar siempre o el retiro es una opción?

Yo hasta que me muera seguiré dando la guerra en la actuación. Todavía puedo darla, y sigo porque no tengo otra alternativa. No tengo de qué más vivir (risas).