Viernes, 23 Febrero 2024

La música lo rescató de la guerrilla y las armas
Foto: Cortesía
0
(0)

En un país donde escasean las oportunidades laborales y abunda el conflicto armado es común escuchar historias como la de Édison Ramírez, quien hizo parte de una organización al margen de la ley en Putumayo, pero por sus venas no corría sed de muerte y venganza sino música y mucho talento, el mismo que lo convirtió en cantante de música popular.

“Entré a esta organización hace cuatro años, estuve por más de tres años allí. Prácticamente lo hice por necesidad, pues estaba pasando situaciones económicas muy duras y me dijeron que me iban a pagar 2 millones de pesos mensuales. Lo vi como una buena opción laboral, ya que era muy difícil encontrar trabajo en ese entonces. A mí me dijeron que iba a ser cosas muy diferentes a las que en realidad me tocó hacer. Me decían que debía ir de escolta y cuidar las llamadas cocinas o laboratorios de coca, pero no fue así”, recordó.

Su entrenamiento fue muy duro, tanto así que lo que se toma de tres a seis meses a él se lo enseñaron en uno, sin importar si era de día o de noche. Por cuenta de falta de asepsia con la comida y la cantidad de insectos que habitan en la selva, varias veces se enfermó de paludismo y afecciones cutáneas; pero nada qué hacer, desistir de su nueva vida era aún más complicado que sobrevivir en el propio monte.

La música lo rescató de la guerrilla y las armas En un país donde escasean las oportunidades laborales y abunda el conflicto armado es común escuchar historias como la de Édison Ramírez, quien hizo parte de una organización al margen de la ley en Putumayo, pero por sus venas no corría sed de muerte y venganza sino música y mucho talento, el mismo que lo convirtió en cantante de música popular.
Foto: Cortesía

“Vivía en un campamento donde no paraba de llover, el río se rebosaba y nos tocaba dormir entre el lodo. Y ni hablar de la comida… recuerdo que la carne era llena de gusanos y ni modos… tocaba lavarla, llenarla de sal y comerla, porque no podíamos desperdiciar nada”, afirmó.

En el poco tiempo que le quedaba libre se dedicaba a componer canciones y entonar sus melodías, por lo que sus camaradas lo empezaron a apodar ‘El cantante’. Era tan bueno, que hasta en pueblos aledaños les pedían permiso a sus superiores del frente guerrillero para que amenizara las fiestas.

“Cuando un compañero cumplía años, que era la única forma para celebrar, pues yo le regalaba una canción. Allá ni pensar en una torta o compartir en familia, porque estábamos internados en la selva con los camaradas”, contó.

Aunque aguantó durante tres años su vida como revolucionario, en una oportunidad vio la oportunidad de huir de la guerra y hacer su sueño realidad, convertirse en un cantante de música popular. “Un día, en medio de una celebración, resulté herido en el brazo en medio de un combate, y aunque no fue tan grave, fue lo que me motivó a abandonar la guerrilla, pensar en una segunda oportunidad, recuperar a mi familia e iniciar una nueva vida como cantante de música popular”, concluyó Édison Ramírez, quien a raíz de esa experiencia lanzó su primer sencillo titulado ‘Volví a nacer’, donde
narra su experiencia de vida y regreso a la libertad.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

¿Qué tal le pareció este contenido?

¡Haga clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sea el primero en puntuar este contenido.

Temas relacionados

RECIENTES
WEB STORIES
Abrir chat
Q'hubo veci
Q'hubo veci
Los criollos también jugamos rugby 20 DE FEBRERO DÍA DEL GATO Miércoles de ceniza Murieron de hambre para ‘conocer a Jesús’ DÍA DEL PERIODISTA EN COLOMBIA ¡APPS PARA DARLA TODA! La verdadera historia de Griselda Blanco Marie Laveau: ‘La reina del vudú’ ¿Qué son las famosas cabañuelas?