Connect with us

Judiciales

Celos, tragedia y muerte en El Remanso II

Avatar

Publicado

el

El sol ya se había asomado sobre los tejados de las casas del barrio El Remanso II, cuando los gritos de una mujer de mediana edad extinguieron la paz de la madrugada. Era una mujer de 52 años y de sus manos un río de sangre desembocaba, al igual que de su pecho. 

La llamada de auxilio entró a la central de policía cuando el reloj marcaba las 6:05 de la mañana de ayer. La policía llegó de inmediato y la señora los recibió con palabras confusas. Al parecer su marido la había agredido minutos antes con un cuchillo. La señora pedía a gritos que lo sacaran de la vivienda, que quería denunciar los hechos ocurridos allí dentro. 

Los uniformados se dividieron: unos para ayudar a la mujer y revisar sus heridas; los otros se aproximaron a la vivienda ubicada a media cuadra de la Carrera 13A con Calle 13. Atravesaron la puerta, pero no veían al señalado hasta que llegaron a las habitaciones y del marco de una puerta, de una soga, estaba colgando el señor Telmo Nicolás Guerrero Otálora, el esposo de la señora herida. La sorpresa sobrecogió a los presentes.

Vea aquí: Asesinan a joven migrante en Danubio

Los bomberos llegaron al acto y verificaron que el señor (54 años) ya había fallecido. La señora Omaira Velandia, una docente con magíster, se quebró al saber la noticia y fue trasladada al Hospital San Rafael para que trataran sus heridas y esclareciera lo sucedido dentro de la casa con el hombre con el que vivió por años.

Malditos celos…

De acuerdo a versiones recopiladas por Q’HUBO ayer, toda la situación habría comenzado sobre las 5:40 de la mañana en medio de un ataque de celos que sufrió Guerrero. La discusión con la mujer que adoraba se convirtió en un infierno cuando el señor sacó un cuchillo y amenazó a la mujer.

El sujeto alcanzó a propinarle una herida en la parte izquierda del pecho a la señora. Aunque las agresiones no quedaron ahí, Guerrero tomó una soga e intentó ahorcar a su mujer, pero esta no se dejó, reaccionó hábilmente y tomó con sus manos el cuchillo que todavía sostenía su marido, muy a pesar de que la hoja le cortó sus manos en varias oportunidades.

 Al final la mujer se zafó y corrió a la acera de su vivienda para alertar a la policía. Las autoridades llegaron para atender el caso de violencia intrafamiliar, claro que terminaron acudiendo a las unidades del CTI, luego de que se confirmara la tragedia ocurrida en la vivienda.

Según vecinos del barrio: “cuando llegó la policía el señor seguía vivo, es muy raro lo que pasó durante esos momentos”. 

Nadie sabe qué pensamientos le pasaron por la mente a Telmo Nicolás, pero lo cierto es que para el hombre el mundo se derrumbó y tomó la soga con la que intentó dañar a su esposa y antes de que la policía ingresara, tomó la decisión de acabar sus días en el pórtico de su casa.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

Continue Reading
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad