Miércoles, 28 Febrero 2024

El imponente Buque Gloria
Foto: Armada de Colombia
0
(0)

El Buque Escuela ARC Gloria no duerme mientras está en altamar. Tres guardias conformadas por la tercera parte del total de la tripulación, que está integrada por unas 70 personas, se rotan cada cuatro horas la conducción del buque escuela de la Armada Nacional, que es considerado el embajador del país por los mares del mundo.

El Gloria es un buque tipo bergantín de tres mástiles: trinquete, que es el palo cercano a la proa, mayor que el más alto y al centro y mesana que se ubica cerca de la popa; de sus perchas ondean 23 velas hechas de dacrón, una tela que resiste hasta 5.500 horas de exposición al sol, el agua y el salitre.

El imponente Buque Gloria El Buque Escuela ARC Gloria no duerme mientras está en altamar. Tres guardias conformadas por la tercera parte del total de la tripulación, que está integrada por unas 70 personas, se rotan cada cuatro horas la conducción del buque escuela de la Armada Nacional, que es considerado el embajador del país por los mares del mundo.
Foto: Armada de Colombia

Por sus formas, las velas tienen nombres. En el Gloria hay 10 velas tipo cuadra y 13 llamadas cuchilla. Aunque el buque tiene un motor, prefiere moverse con los vientos a favor, de manera que con la destreza de sus hombres a bordo y en las posiciones correctas de sus velas avanza a una velocidad de 16 nudos.

El Gloria mide 76,8 metros de eslora, tiene un calado de 4,8 metros y una altura de 40 metros. En su estructura interna se divide en una cubierta que tiene tres espacios: la toldilla en la popa, el alcázar en media cubierta y el castillo sobre la proa.

Abajo de la cubierta están los salones de clase que en la noche se convierten en alojamientos donde duermen hasta 80 cadetes en hamacas tejidas en San Jacinto.

El imponente Buque Gloria El Buque Escuela ARC Gloria no duerme mientras está en altamar. Tres guardias conformadas por la tercera parte del total de la tripulación, que está integrada por unas 70 personas, se rotan cada cuatro horas la conducción del buque escuela de la Armada Nacional, que es considerado el embajador del país por los mares del mundo.
Foto: Armada de Colombia

Además del cuarto de máquinas, en el interior de la embarcación hay una lavandería, una planta desalinizadora, una enorme despensa con capacidad para toneladas de comida para 45 días, dos plantas generadoras de energía, una planta para tratar las aguas negras y una unidad de aire acondicionado que mantiene el barco en un temperatura promedio de 17 grados centígrados.

En el buque hay cocineros, jefes, responsables de cada parte de la embarcación, grumetes, cadetes, capitanes, unas 170 personas. De ese total, 24 son oficiales y 44 los tripulantes. Dentro del barco hay un sistema de comunicación y órdenes mediante el uso de pitos.

La cubierta está siempre reluciente, en particular los pisos hechos de madera teca de Birmania, madurada durante 90 años, la cual se le pule cada tanto tiempo y se le barniza para que dé esa sensación de estar caminando sobre un espejo.

El Gloria tiene himno propio, compuesto por la cartagenera Evelia Porto de Mejía, con arreglos de Francisco Zumaqué; un escudo en altorrelieve que está en varias partes internas del barco; mientras que el mascarón de proa fue elaborado por el español Víctor Gutiérrez, inspirado en el rostro de su hija.

Se trata de la figura de una mujer con cuerpo alado que se llama “María Salud”. Aunque el original se lo arrebató al barco una  tormenta, se hizo uno nuevo en fibra de vidrio y esqueleto de acero.

El imponente Buque Gloria El Buque Escuela ARC Gloria no duerme mientras está en altamar. Tres guardias conformadas por la tercera parte del total de la tripulación, que está integrada por unas 70 personas, se rotan cada cuatro horas la conducción del buque escuela de la Armada Nacional, que es considerado el embajador del país por los mares del mundo.
Foto: Armada de Colombia

Se llama Gloria, porque ese era el nombre de la esposa del general Gabriel Revéiz Pizarro, quien siendo ministro de Guerra acordó con el almirante Orlando Lemaitre Torres, comandante de la Armada Nacional, que se hiciera un barco escuela, como el que tenían otros países. Revéiz Pizarro murió antes de ver el barco fondear en la bahía de Cartagena de Indias.

Se empezó a construir en 1967, en los Astilleros y Talleres Celaya S.A., en Bilbao (España). Un año después llegó al país, a la Base Naval ARC Bolívar en Cartagena.

El buque ha estado en más de 170 puertos en 68 países, le ha dado la vuelta al mundo en dos ocasiones la primera en 1970 y la última en 1997, y ha recorrido cerca de un millón de millas náuticas navegadas, durante 55 años, lo que equivaldría a darle la vuelta al mundo en 24 ocasiones.

El Gloria ha vivido dos percances; en 1985 un tifón en el Pacífico le causó algunos daños que no comprometieron su seguridad; y a inicios de los años 2000 sufrió un incendio interno, en momentos en que estaba siendo rearmado, en un proceso de modernización.

Ha tenido 49 comandantes, el actual es el capitán de navío Gustavo Gutiérrez, quien le dijo a Colprensa que “los buques insignia, especialmente los veleros son un mensaje de paz, un mensaje de hermandad compartida, un mensaje de unión”.

Sin embargo, en caso de una guerra en la que pudiera estar involucrado el país, el Gloria haría las veces de barco ambulancia.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

¿Qué tal le pareció este contenido?

¡Haga clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sea el primero en puntuar este contenido.

Temas relacionados

RECIENTES
WEB STORIES
Abrir chat
Q'hubo veci
Q'hubo veci
Los criollos también jugamos rugby 20 DE FEBRERO DÍA DEL GATO Miércoles de ceniza Murieron de hambre para ‘conocer a Jesús’ DÍA DEL PERIODISTA EN COLOMBIA ¡APPS PARA DARLA TODA! La verdadera historia de Griselda Blanco Marie Laveau: ‘La reina del vudú’ ¿Qué son las famosas cabañuelas?