Connect with us

Así pasó

Rodrigo Arcila lleva el emprendimiento en su sangre

Avatar

Publicado

el

Rodrigo Arcila es un antioqueño que se la ha luchado desde que era un niño. “Vivía en la vereda Bodegas, en el municipio de El Santurio, con mis padres y hermanos. Mi familia estaba dedicada a la agricultura y a la venta de empanadas, fue una infancia feliz, llena de amor y muchas travesuras.

Empecé a trabajar con mi familia y a vender empanadas. Tiempo después trabajé en una cafetería con el cargo de lavaplatos, en esa época aún estudiaba, tenía alrededor de 15 años”, nos contó este emprendedor, quien tiempo después se convertiría en todo un empresario.

Cuando cumplí 17 años empecé a trabajar como vendedor ambulante, de caseta en caseta ofreciendo mi mercancía. Era muy especial, tenía una tabla con calcomanías y así las promocionaba y vendía (risas). Con este negocio conocí a muchas personas que me dejaron múltiples aprendizajes, ganaba lo suficiente para sobrevivir. Durante todos esos años, ahorré cada centavo y me fui haciendo mi buen plante. Ya para el año 2002 tenía con qué comenzar en el comercio y empecé a comercializar ropa al por mayor”, aseguró emocionado.

Un centenar de personas a su cargo

Después de muchos años de esfuerzo, el empresario empezó a confeccionar sus propias prendas y a ellas las llamó Arcy Moda. “Lo que más me gusta de tener mi empresa es dar empleo.

Gracias a Dios, ya somos 130 empleados en esta familia. Tenemos los talleres de confección en Manrique. Lo más lindo es que son madres cabeza de hogar las que hacen las prendas, ellas trabajan desde sus casas y las proveemos de todo lo necesario para que nos proporcionen un producto de muy alto nivel. La ropa ya se está vendiendo a toda Colombia”, dijo.

No podíamos dejar ir este teso sin que nos diera un consejo. “Lo más importante es que quieran trabajar honradamente y salir adelante. Yo pude hacerlo y estoy seguro de que todos pueden lograrlo si le ponen ganas”, finalizó.