Connect with us

Judiciales

Crece el enigma del Muña: aparece un cuarto cuerpo

Avatar

Publicado

el

Tarde o temprano los muertos emergen de donde quiera que estén, o eso es lo que pareciera que está sucediendo en el misterioso Embalse del Muña, sitio donde cuatro cuerpos han aparecido en un lapso de 17 días.

Q’HUBO ha estado detrás de este misterio y es poco lo que hasta ahora se ha podido escudriñar en este punto donde confluye el río Bogotá, el cual conecta con varias localidades de Bogotá y con el municipio de Soacha.

En las últimas horas, este medio volvió a conocer del hallazgo de un cuerpo que emergió de estas aguas, el pasado jueves al mediodía. Como en todos los casos, fueron los trabajadores de la estación de servicio del embalse quienes avisaron a las autoridades de la comuna de Compartir, en Soacha, sobre el avistamiento de otro cuerpo.

Lea también: Taxista fue asesinado en riña familiar en Ciudad Bolívar

Los pasados hallazgos se dieron el 12, 13 y 27 de septiembre. Hay detalles que podrían servir para analizar este oleada de cuerpos: en primer lugar el hecho de que los dos primeros cadáveres salieron a flote en días seguidos, y en esta ocasión un día separó la aparición de los muertos.

Otro detalle es que tres de los cuerpos, incluido el de este jueves, estaban en avanzado estado de descomposición. Uno de ellos decía estar embolsado, amordazado y torturado, cosa que las autoridades no quisieron confirmar, a pesar de que los reportes judiciales decían estas atrocidades.

¿Desaparecidos?

El primer cuerpo en aparecer resultó ser el de Eyder Yessith Galvis, un padre de familia de 45 años que apareció en el Muña el 12 de septiembre; él había desaparecido la mañana del 31 de junio en el barrio El Recodo, de la localidad de Fontibón.

Destacó en este caso que Galvis se perdió en una zona aledaña al río, cuyas aguas podrían desembocar en el río Bogotá.

El caso del jueves corresponde al cuerpo de un hombre. Por el alto grado de descomposición, no se ha podido establecer la edad de la persona ni su identidad. Se sabe que llevaba ropa negra, así como un bolso negro y tenía zapatillas blancas. No fue posible verificar si el cadáver tenía algún tipo de heridas que dieran a entender una muerte violenta.

La Policía autorizó que con maquinaria sacaran el cuerpo a una orilla para que las unidades de la Sijín realizaran las inspecciones técnicas y el levantamiento del cadáver. El misterio continúa y las preguntas crecen en los alrededores de este embalse, cuyas aguas esconden uno de los enigmas más tenebrosos del río Bogotá.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad