Connect with us

Judiciales

La tragedia de Jesús en Corabastos

Avatar

Publicado

el

Sobre las 10:30 de la noche del pasado jueves Jesús Alfredo Parra no contestó su celular. Su esposa y demás familiares del hombre, de 28 años, nunca pensaron que esa sería la premonición de una tragedia que les dio un giro a su vida de 180 grados. Después de mucho trasegar, la familia se enteró de que Jesús había sido arrollado por un enorme camión frente a la entrada 4 de Corabastos.

Después de cuatro días investigando por su cuenta y presionando, ninguna autoridad ha dado respuesta alguna sobre el conductor que iba manejando el camión. La familia de Jesús denunció ante Q’HUBO algunas negligencias en el proceso, que hoy los tienen con un anhelo de justicia. “Mínimo nos deben reparar, ya que nada nos devolverá a Jesús”, dijo su esposa durante la conversación.

No se pierda: Terrible asesinato en Suba

Duro relato…

Sentadas alrededor de una mesa redonda, dentro de una sala funeraria de Jardines del Apogeo, Angie y la familia de Jesús nos relataron cómo vivieron aquella noche triste. Todos portaban una camiseta blanca con la foto del hombre fallecido.

Jesús era transportador y tenía un sueño: tener sus propios vehículos para ponerlos a rodar y así darle una vida próspera a su pequeño, de 2 años. La noche del jueves Jesús volvía, como muchas otras noches, a su casa en Soacha. La diferencia es que, de manera extraña, llegó un momento en que su celular dejó de responder.

“A las 9:30 de la noche me llamó mi esposo y me avisó que había dejado una de las turbo en Fontibón y que luego ya se iba para la casa en Soacha, en donde vivimos. A las 10:30 p. m. le marqué para saber dónde venía, pero no me contestó. Por ningún lado aparecía. Comencé a enviarle mensajes, pero tampoco me respondió”, empezó su relato Angie para el periódico Q’HUBO.

“A las 11 de la noche llamé a su familia para preguntarle si sabía algo de su paradero, pero tampoco. Nos preguntamos si de pronto se había quedado a tomar u otra cosa, pero realmente él no es de esos. Él iba directo del trabajo a la casa.

“Sobre las 11:30 p. m. comencé a llamar taxis para buscarlo. A las 12 ya estábamos transitando la ruta que normalmente él tomaba para llegar a la casa: por la Autopista Sur, Bosa y luego Soacha. Buscamos en los CAI, en las UPJ pero nada. No sé por qué ese día el tomó la ruta alterna por Abastos. Llegamos finalmente al pedazo que conocen como ‘La Virgen’, por la Calle 38. Había muchos policías y les comenté a uno de ellos mi situación. Él me preguntó: ‘¿en qué se transporta su esposo?’. Yo le contesté que en una cicla negra, a lo que él me contestó: ‘¿una cicla panadera negra?’, yo le dije que sí y me hablaron del accidente. Fuimos a un hospital y allá les pregunté a unos enfermeros, que estaban tomando tinto, si conocían de dicho accidente e inmediatamente uno de ellos me preguntó cómo iba vestido mi esposo. Les comenté la descripción y todos se miraron entre sí, haciendo la peor cara que uno pudiera imaginar”, añadió la joven madre.

Con un video la esposa de Jesús confirmó la tragedia. Viendo las tomas que consiguió un familiar, la mujer vio las medias azules que le había alistado la noche anterior, el buso que ambos tenían y el jean con el que había salido en la mañana.

Justicia por Jesús

Desde que ocurrió el accidente solo inconsistencias han surgido en este caso. De acuerdo con allegados de Jesús: “la Policía ha sostenido que el camión está fugado. Nosotros realizamos una velatón y allá la gente nos contó que habían sido testigos. Nos comentaron que Jesús estaba detenido sobre el andén, esperando el cambio de semáforo, cuando el camión lo arrolló y siguió derecho. De hecho, hay varias personas que nos contaron que intentaron detener el camión y que la Policía sí lo detuvo. Incluso, nos compartieron una foto donde se ve a la Policía con el camión y con linternas observando las llanta a ver qué tenían.

“Pero nos tienen así. No sabemos quién es el conductor, no se atreven a decirnos si lo cogieron o no. Nos tienen esperando y nos dicen que las pruebas que hemos conseguido nosotros son ilegales. Solo buscamos la verdad, esclarecimiento y justicia. Mi marido era un hombre ejemplar, cuidador, no merecía un fin así y no merece que su caso quedé en la impunidad”, cerró Angie con lágrimas.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad