Connect with us

Judiciales

Ómar y Nelson, las víctimas del siniestro de Ciudad Bolívar

Avatar

Publicado

el

Nelson Cabiche abrazó a su esposa, le dio un beso y le dijo que no se le olvidara ir al médico porque la había visto enferma. Salió de su vivienda, caminó media cuadra y se subió a la ruta 1010 del SITP rumbo a su trabajo. Se sentó en una de las sillas de adelante y al pasar por el frente de su casa, en donde su gran amor permanecía de pie, le dio una última mirada y le sonrió. Cuatro minutos después, perdió la vida.

Puede ver: TM dice que bus accidentado estaba en condiciones para operar

Esta imagen la recrea una y otra vez Edilma Condo, esposa de Nelson, al mismo tiempo que sus lágrimas comienzan asomarse entre sus ojos achinados y tristes. Esa fue la ultima vez que vio con vida a su esposo, el papá de sus hijos y con quien vivía en una humilde vivienda del sector de Tres Reyes (Ciudad Bolívar), a pocas cuadras de donde el hombre y otro joven, identificado como Ómar Baldovino Camelo, perdieron la vida en un siniestro vial.

El bus del SITP se fue por un barranco en el barrio San Isidro de Ciudad Bolívar. Foto: Camila Díaz – Colprensa

Diez cuadras más abajo de la casa de los Cabiche la escena era trágica. Un bus del SITP incrustado de frente en un barranco y trancado con una piedra daba la sensación de que en cualquier momento podía irse abismo abajo. Allí, a pocos metros de las retorcidas latas, estaban los cuerpos de Nelson y Ómar. Ambas víctimas fatales iban en el transporte público que sufrió el aparatoso accidente de tránsito sobre la madrugada de ayer en el barrio San Isidro (en Ciudad Bolívar).

Vea también: Dos muertos y 15 heridos dejó terrible accidente de bus del SITP

La historia de la esposa de Ómar no es diferente a la de doña Edilma. Viviana Larreal, con quien el joven de 28 años tenía tres hijos, rompió en llanto y su voz se entrecortó al rememorar la manera en la que se despidió de su esposo. Ayer, en medio de su dolor, le dijo a Q’HUBO que antes de que su amor se fuera a trabajar lo abrazó fuerte y no lo quería soltar.

Era una sensación rara, yo no quería que se fuera, a pesar de que sabía que iba a iniciar un nuevo trabajo, lo que nos traería mejoras en nuestra calidad de vida. Lo abracé, le di la bendición y le pedí a Dios que me lo trajera con vida, pero no fue así”, le expresó a Q’HUBO la mujer.

Como si el destino estuviera trazado, la tragedia unió a estas dos humildes familias del sur de la capital. Ambas víctimas, Ómar y Nelson, eran maestros de construcción y se dirigían hacia sus trabajos desde muy temprano, porque tenían que atravesar la ciudad, ya que trabajaban en el norte. Los dos se despidieron de sus familias a las 4 en punto de la madrugada de ayer.

Ómar Baldovino Camelo, una de las víctimas fatales en el accidente de ayer en Ciudad Bolívar.

En este mismo hecho, 26 personas resultaron lesionadas, entre ellos el conductor del vehículo. Los heridos tuvieron que ser trasladados en varias ambulancias a distintos centros asistenciales, desde los cuales les avisaron a sus familiares lo que había ocurrido. Al cierre de esta edición, la Secretaría Distrital de Salud informó que todos los lesionados permanecían estables.

No deje de ver: En parque de Bosa encuentran a adulto mayor sin vida

Tragedia en la madrugada

Tanto Ómar como Nelson salieron de sus casas a las 4 de la madrugada hacia sus lugares de trabajo, diez minutos después se presentó el aparatoso accidente de tránsito cuadras más abajo de sus viviendas, a la altura de la Calle 59A sur con Carrera 77. El fuerte sonido despertó a los habitantes de estas calles, quienes salieron para intentar auxiliar a las víctimas, quienes gritaban de angustia y dolor.

Yo estaba dormida cuando escuché algo muy fuerte, me desperté y a los pocos minutos se oían gritos. Salimos y ya habían varios heridos pidiendo ayuda. Nos dio mucha angustia y comenzamos entre varios vecinos a llamar a la línea de emergencia. Dos hombres estaban por fuera del carro y no reaccionaban. ¡Ya estaban muertos!”, recordó una vecina ayer.

El bus, que cubría la ruta Cazucá – Portal del Sur, perdió el control, se estrelló contra un muro y fue a dar a un barranco, en donde una piedra impidió que siguiera su marcha.

Puede ver: Asesinaron a bala en Kennedy a dueño de 20 taxis

Nelson y Ómar, quienes eran dedicados a sus trabajos y familias, despertaron en la madrugada de ayer muy temprano, antes de que el sol saliera. Se alistaron motivados para ir a ganarse lo del diario y poderles dar un regalo a sus hijos de Navidad.

Nelson Cabiche, la otra víctima fatal.

Doña Edilma dijo que Nelson, de 50 años, iba a renunciar ayer a su trabajo. “Mi esposo tenía ruta porque trabajaba en una construcción de Zipaquirá. Tristemente le habían quitado la ruta hace poco y, por ende, tenía que madrugar más y llegar muy tarde, entonces yo lo había apoyado en que renunciara y consiguiera algo más cerca a la casa. ¡Ni siquiera alcanzó a trabajar su último día!”.

Puede ver: Balean en la cabeza a vendedor informal en el Perdomo

Por su parte, Viviana nos dijo que Ómar iba a empezar a trabajar: “Era su primer día. Tenía que llegar a la calle 170 a trabajar, pero algo me decía que no lo dejara ir. Él me dijo que mejor se iba rápido para hacer todo bien y salir más temprano a estar conmigo y nuestros hijos, a quienes no sé cómo explicarles que no van a volver a ver a su papá”.

Organismos de emergencia rescataron el bus del SITP accidentado en Ciudad Bolívar.

Viviana, quien vivía con Ómar en Santo Domingo (Ciudad Bolívar), se enteró de la tragedia cinco minutos después de que ocurriera, porque un allegado del joven de 28 años iba con él en el bus. “Me llamó a decirme que el bus en el que iban se había accidentado y que Ómar estaba muerto. ¡Es algo que en este momento me cuesta asimilar!”.

Puede ver: Lo de ‘Maito’ Leal y su mamá se trata de un doble homicidio

Por su parte, Edilma se enteró del accidente cuando prendió el televisor a las 6 a. m. y vio en noticias las imágenes. “Vi el accidente, sabía que por ahí pasaba el bus en el que se subía Nelson, le pedí a Dios que no fuera él, llamé a mis familiares y salimos corriendo para allá. En el fondo de mi corazón guardaba la esperanza de que estuviera entre los heridos, pero no”.

En el hecho murieron los dos hombres y quedaron heridas 26 personas. Foto: Camila Díaz

Ómar y Nelson no llegaron a sus trabajos. Ambos alcanzaron a darle un beso a sus esposas y les aseguraron que se verían en la noche. La noche llegó, pero ellos jamás volvieron. A cambio, las lágrimas invaden los rostros de sus seres queridos en medio de esta horrible pesadilla.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.