Connect with us

Judiciales

Orinada fuera de bar acaba en tiroteo en Usme

Avatar

Publicado

el

Una tarde infernal se vivió el domingo en los valles soleados de Usme Pueblo. La tarde decaía, cuando de una caseta blanca salieron arrastrados tres hombres agujereados con múltiples heridas de bala en sus cuerpos. Cuando el sol ya estaba del otro lado y la luna envolvía la tarde, el pueblo recibió la noticia de que uno de los tres heridos había fallecido en el Hospital de Meissen. Los otros dos seguían debatiéndose al cierre de esta edición.

Y lo que algunos vecinos vieron cuando el silencio se apoderó de la cuadra fue un sujeto, de mediana edad, salir trotando del bar y subirse a una moto negra que abandonó el pueblo en un santiamén. El asesino sigue perdido y el pueblo se encuentra al filo de la estupefacción, ya que ronda el rumor de que toda esta balacera fue ocasionada por una simple orinada.

Le puede interesar: La tragedia de Jesús en Corabastos

Venganza letal…

La tarde moría en el barrio La María. Dentro de un pequeño bar, ubicado a unas cuadras de la Iglesia San Pedro de Usme (ubicado en la Avenida Caracas con Calle 138A Sur), un hombre comenzó a repartir bala que da miedo contra tres lugareños.

De acuerdo con los vecinos que vivieron este episodio, “adentro estaban tomando unos amigos y había un señor todo tomado. El tipo se puso a orinar sobre la fachada del bar y los muchachos que estaban adentro le reclamaron, hubo un cruce de palabras y el tipo se fue de aquí sobre las 6 de la tarde” narró a Q’HUBO una comerciante de la cuadra.

¡Se desató una pesadilla!

“El señor volvió armado. Apenas entró al bar comenzó a dispararles a los pelados y todo el mundo salió a correr. Lo último que vieron es que el tipo salió caminando campante y había una moto negra esperándolo. Se voló y nadie supo más de él”, añadió la vecina.

Nadie quiso entrometerse en el camino de este matón. Los daños que causó son irremediables: un muchacho de 35 años, cuya identidad aún es desconocida, fue la víctima fatal de este brutal ataque. De otro lado, dos muchachos (uno de 19 y otro de 29) recibieron un disparo en el pecho y el otro lo recibió en la espalda.

Cuentan en la cuadra que “había desespero porque las ambulancias tardaron bastante en llegar. Era tanto, que llegaron dos patrulleros en una moto y lo que hicieron fue ayudar a la gente a subirlos a una carro particular, en el cual se los llevaron al hospital”, agregó la vecina viendo la cuadra cuyas calles quedaron teñidas con el color de la muerte.

El establecimiento donde ocurrió todo amaneció ayer cerrado. De acuerdo con los vecinos, no hay cámaras instaladas en la zona de la balacera, por lo que las labores investigativas se ponen cada vez más difíciles.

Las autoridades seguían tratando de ubicar a los implicados en el ataque a bala. En el pueblo hay miedo y las personas no se arriesgan a declarar en contra de los matones, por lo que será la policía judicial la que esclarezca este insólito y violento episodio de intolerancia.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad