Connect with us

Judiciales

A bala le quitaron la vida a Jaime en Soacha

Avatar

Publicado

el

El día de ayer fueron las exequias de Jaime Quinceno Gallego, un hombre de unos 55 años que fue asesinado el pasado jueves en el vecino municipio de Soacha. Una hoja blanca pegada a las afueras de una cigarrería invitaba a los vecinos del barrio San Humberto a asistir a la ceremonia religiosa por el alma de este hombre.

Lea también: Taxista fue asesinado en riña familiar en Ciudad Bolívar

En el barrio la intriga continúa, ya que el señor era conocido en los alrededores. Dicen, incluso, que vivía a unas cuadras de donde un matón le disparó sin piedad. Ocurrió a plena luz del mediodía y, a pesar de toda la ayuda prestada, el herido falleció en un hospital de la zona. El caso aún sigue abierto.

Reconstrucción del homicidio

La cuadra de la principal, en la Calle 13 con Carrera 3C, se movía con su ajetreada cotidianidad. Las tiendas estaban llenas y al lado de una droguería vieron a Jaime acompañado por una mujer. Fue todo muy rápido y, de acuerdo a los comerciantes de la cuadra, “escuché tres disparos. Uno de ellos cayó en la ventana del corresponsal, los otros dos le dieron de una al señor. Yo me tiré a bajar la reja del negocio, porque me daba miedo que una bala me alcanzara”, narró a Q’HUBO un comerciante que vio parte del ataque.

Enseguida el ruido de las balas fue reemplazado por sollozos de desespero. Una mujer pedía ayuda a gritos y en ese momento apareció la ayuda inmediata. “Fue en cuestión de segundos que llegó la Policía y se llevaron al herido al hospital en una patrulla”, comentó otro vecino de la zona.

Un cuadrante que pasaba a dos cuadras también llegó al lugar de los hechos tras las detonaciones. Pero por más que se hizo un plan candado, no se pudo atrapar al asesino. “El tipo iba a pie de lo más tranquilo, después de los disparos ya ni pude ver para dónde agarró”, agregó el vecino.

Otras personas dicen que Jaime había estado en la cigarrería, donde hoy está el cartel de sus exequias, y luego estaba en aquel corresponsal de pie. Pero por más que le han dado vueltas al asunto, las autoridades aún no han podido dar con una respuesta clara de por qué atentaron contra la vida de este hombre.

Se sabe que el crimen estaba premeditado por la forma en que lo perpetraron: su cuerpo presentaba los balazos en la cabeza. El caso está ahora en manos de la Sijín de Soacha.

Elija a Q’HUBO Bogotá como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí

Publicidad

Recientes

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad